Arranca el juicio contra el menor acusado de matar a su abuela en Treto

Actualizado 11/09/2014 17:30:32 CET

La Fiscalía pide para el acusado siete años de internamiento en régimen cerrado y cinco de vigilancia y la defensa su absolución

SANTANDER, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El juicio contra el menor acusado de asesinar el 20 de mayo de 2013 a su abuela de 73 años en Treto, para el que la Fiscalía pide siete años de internamiento en régimen cerrado y cinco de vigilancia, ha arrancado este jueves en el Juzgado de Menores de Santander, en la calle Alta, a puerta cerrada con la declaración del joven y de su madre y continuará esta tarde.

Inicialmente, estaba previsto que el juicio se desarrollara entre el jueves y viernes, en sesiones de mañana y tarde, pero fuentes de la defensa han explicado a Europa Press que será necesario celebrar más vistas.

Estaba previsto que este jueves por la mañana declarasen diez personas, comenzando por acusado y, en calidad de testigos, sus padres y los médicos y otros sanitarios que acudieron a la vivienda de la víctima el día de los hechos, todos de la acusación, y ya por la tarde que varios guardias civiles que participaron en el caso testificaran.

Sin embargo, en la sesión matutina, que se ha prolongado hasta cerca de las 16.00 horas, solo han declarado el menor y la madre por lo que de la planificación inicial "se cambia todo", según fuentes de la defensa.

Así, está previsto continuar con el resto de testigos de la acusación por la tarde, a partir de las 17.00 horas, y dejar las declaraciones de los miembros de la Benemérita para otro día.

Mañana, viernes, habrá una nueva sesión de este juicio, que se está celebrando en la sala de vista número 1 de los juzgados de la calle Alta de Santander, que, según las mismas fuentes de la Defensa, no será la última.

LA FISCALÍA ACUSA AL MENOR DE ASESINATO CON AGRAVANTE DE PARENTESCO

La Fiscalía acusa al menor de un delito de asesinato con el agravante de parentesco, por el que pide para el joven siete años de internamiento en régimen cerrado y cinco de vigilancia. Mientras, la defensa solicita la libre absolución.

Esta última parte ha renunciado a profundizar en los argumentos en los que basa para reclamar que sea absuelto dada la complejidad que, según ha reconocido, tiene la causa.

LOS HECHOS

El menor fue detenido el 2 de septiembre de 2013, tres meses y medio después de los hechos, como presunto autor del homicidio de su abuela, de 73 años, tras ser golpeada con un objeto contundente en la cabeza.

A última hora de la tarde del 20 de mayo de ese año, la Guardia Civil supo, a través del servicio de emergencia 112, del hallazgo del cuerpo sin vida de una mujer en su domicilio en la localidad de Treto.

Una vez en el lugar los agentes comprobaron que la víctima presentaba una gran herida en la cabeza, presumiblemente producida por haber sido golpeada con un objeto contundente.

El Grupo de Homicidios-Personas de la Guardia Civil de Cantabria, tras el estudio de los indicios encontrados en la vivienda, comenzó la investigación con varias hipótesis de trabajo, si bien la principal era que la autoría del hecho era fuera del entorno de la víctima.

Al día siguiente se localizó en un contenedor de basura, dentro de una bolsa, una jarra de cristal con restos de sangre, que presumiblemente era el arma homicida.

Tanto esta jarra como otros vestigios encontrados fueron remitidos al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid para su estudio, al tiempo que los agentes de Cantabria continuaban la investigación descartando todo tipo de hipótesis que en principio se habían barajado para centrarse en el entorno de la mujer.

Una vez con los informes del Laboratorio de Criminalística, y relacionando todos los indicios obtenidos durante los más de tres meses de investigación, el Grupo de Homicidios determinó que el autor era un menor cercano al entorno de la víctima, que fue detenido el 2 de septiembre pasando posteriormente a disposición judicial.