El Ayuntamiento contempla la futura peatonalización de General Mola y Hernán Cortés, entre otras calles

Presentación Del Plan De Peatonalización
EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2012 15:18:10 CET

Un total de 18 aparcamientos de coches y 80 de motos desaparecerán en las calle Lealtad y Emilio Pino

SANTANDER, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Santander ha presentado el estudio realizado por la empresa Apia XXI sobre las calles que en un futuro podrán ser peatonales en la ciudad y entre las que se encuentran General Mola, Hernán Cortés o Daoiz y Velarde.

El estudio indica las calles, por orden de prioridad, que se deberían convertir en peatonales, peatonales con acceso restringido o semipeatonales en el diseño futuro de la capital cántabra, atendiendo a los itinerarios peatonales preferentes y la densidad de tráfico de algunas vías.

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, y el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, han presentado este viernes el estudio en una rueda de prensa, en la que han aclarado que éste indica las "actuaciones prioritarias" para los próximos años, pero que éstas dependerán siempre de "la posibilidad presupuestaria".

Las únicas calles que el estudio contempla como prioritarias para peatonalizar y cuyas obras comenzarán a finales de 2012, son Lealtad, entre Calvo Sotelo y la calle Cádiz, y Emilio Pino, dos vías con "claro uso comercial y alta densidad peatonal", según De la Serna.

En estas calles, cuyo proyecto de ejecución estará listo antes de verano, "es evidente que desaparecerán los aparcamientos", ha dicho De la Serna, que ha detallado que hay unas 18 plazas para vehículos y 80 para motos, y que su "reordenación" se llevará a cabo cuando se haga la actuación.

OTRAS ACTUACIONES

El resto de calles que podrían ser peatonalizadas en un futuro son General Mola, en su delimitación con la calle del Martillo y Lope de Vega; Hernán Cortés, entre Pancho Cossío y Casimiro Sainz; Eduardo Benot, entre General Mola y Daoiz y Velarde; y Hernán Cortés entre la calle del Martillo y la Plaza de Pombo.

Por otro lado, el estudio señala calles que se podrían hacer peatonales pero con acceso restringido (solo permiten la circulación a los residentes y carga y descarga) y entre las que destacan San Luis; Peñas Redondas; San José, entre Rualasal y Hernán Cortés; La Arrabal o La Marina.

Además, las calles Los Escalantes, con la Plaza de la Esperanza; Cisneros, entre Cervantes y Los Escalantes; el tramo entre San Celedonio y la plaza del Río de la Pila; Daoiz y Velarde; Peñaherbosa; y Las Infantas, entre Pedrueca y Daoiz y Velarde, podrían ser semipeatonales, donde coexistirían coches y peatones, con prioridad de este último.

"A LO LARGO DE LOS PRÓXIMOS AÑOS"

Estas actuaciones se deberían acometer "a lo largo de los próximos años", ha señalado De la Serna, que ha dejado claro que el estudio marca las calles "prioritarias" y un orden, que permitirá dejar de actuar de "manera intuitiva" como "se ha hecho hasta ahora".

"Las actuaciones no van a ser mañana, ni en cinco años, y puede que muchas de estas calles se peatonalicen incluso dentro de 10 años", ha destacado el alcalde, que ha puntualizado que el estudio es "un documento de planificación", por lo que "no hay plazos concretos".

Además, De la Serna ha indicado que este plan puede sufrir modificaciones, porque el Ayuntamiento quiere que las decisiones se tomen de la forma "más consensuada posible" y, por ello, en las próximas semanas, lo presentará ante el Consejo de Sostenibilidad (en el que están representados los grupos políticos municipales y asociaciones de vecinos) para que ellos hagan "aportaciones y sugerencias".

También se hará una exposición pública de este plan para que los ciudadanos puedan debatirlo y presentar propuestas, según ha señalado De la Serna.