Ayuntamiento propone a Fomento cambios en la S-10 para eliminar las retenciones en las glorietas de Montaña

Actualizado 20/07/2010 14:09:42 CET

Se trata de una actuación de "poco coste" que eliminaría las colas y reduciría a una tercera parte la densidad de tráfico

SANTANDER, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Santander ha trasladado a la Delegación del Gobierno una propuesta que sugiere realizar algunos cambios de tráfico en la S-10, en el entorno de Nueva Montaña, para conseguir así eliminar las retenciones que se ocasionan en las glorietas situadas junto a los accesos de El Corte Inglés y de la factoría de GSW.

El portavoz del equipo de Gobierno municipal, Eduardo Arasti, ha presentado este martes en rueda de prensa la propuesta, elaborada por el Grupo de investigación de sistemas de transporte de la Universidad de Cantabria (UC) y remitida el pasado día 15 a la Delegación, ya que el Ministerio de Fomento es quien tiene la competencia sobre la S-10.

La iniciativa, "muy sencilla" de realizar y de "poco coste" económico, pretende solventar los problemas que se registran en estas dos rotondas de Nueva Montaña, según ha explicado Arasti, quien ha destacado además la voluntad de "colaboración institucional" del Consistorio al plantear esta solución.

El origen del problema es el vial de servicio de la S-10 al que deben incorporarse los vehículos procedentes de Montaña que quieren dirigirse hacia Camargo o Bilbao (S-10), o bien hacia la zona de Torrelavega (A-67). Para acceder a ese vial de servicio se encuentran un ceda el paso, lo cual provoca colas que en determinados momentos acaban colapsando las rotondas.

La solución propuesta por el estudio de la UC, que ya ha sido explicada a las dos asociaciones de vecinos de la zona, incluye dos actuaciones. Por un lado, plantea reservar uno de los carriles del vial de servicio para los vehículos procedentes de Montaña, de forma que no tengan que ceder el paso.

Y al mismo tiempo, se propone reducir la velocidad a 70 kilómetros por hora en un tramo de unos 100 metros para facilitar los cambios de carril que deben realizar los vehículos en función de la autovía que quieran tomar (la S-10 o la A-67).

Para acometer estos cambios, Arasti ha subrayado que sólo se necesita repintar las marcas viales y cambiar la señalización. También sería "conveniente" instalar un radar para garantizar que la velocidad real se ajuste a ese límite de 70 kilómetros por hora. En definitiva, es una solución "muy sencilla y de poco coste", con "resultados muy importantes".

MEJORAS

Así, según las estimaciones realizadas por la UC, con estas mejoras la densidad de tráfico en la zona y el tiempo medio de viaje se reduciría a una tercera parte, mientras que las colas y el tiempo de parada "prácticamente" se eliminarían.

En concreto, la densidad de tráfico pasaría de 24 vehículos por kilómetro en la actualidad, a sólo nueve. En cuanto a las colas, actualmente la longitud media es de 11 vehículos y la máxima de 41. Con los cambios, la longitud media se eliminaría, mientras que la máxima se reduciría a tres vehículos.

Por lo que respecta al tiempo de viaje, los 161 segundos necesarios ahora para recorrer un kilómetro bajarían a 60 segundos; y el tiempo de parada en condiciones extremas, que en estos momentos llega a 91 segundos, desaparecería con la propuesta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies