El Ayuntamiento de Santander gestionó 1.500 ayudas económicas por 1,1 millones

Contador
Publicado 14/01/2018 10:17:34CET

   SANTANDER, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Santander gestionó 1.476 ayudas conómicas en 2017 por importe superior a 1.124.942,37 euros, prácticamente el doble que en el año anterior. El importe medio fue de 762 euros por solicitante.

   De ellos, 500.000 se justificaron con cargo al fondo regional y el resto se abonó con fondos propios del Consistorio, según ha detallado la concejal de Familia y Servicios Sociales, María Tejerina.

   La edil ha resaltado que en la ciudad "se atienden siempre todas las solicitudes que cumplen las bases, porque el fondo destinado a estas ayudas es ampliable"

   Asimismo, en 2017 se otorgaron 35 nuevas ayudas a mujeres víctimas de violencia de género a través del fondo municipal y se prorrogaron otras 26, destinando en total 28.500 euros a estas mujeres.

   La concejala de Familia y Servicios Sociales ha resaltado que desde la entrada en vigor de la nueva ordenanza de ayudas económicas del Ayuntamiento y el refuerzo de personal en el área de Servicios Sociales han "aumentado significativamente" las ayudas concedidas y se ha agilizado también el proceso.

   Según ha recordado, la ordenanza de ayudas económicas del Ayuntamiento de Santander contempla distintos conceptos que van desde el pago del alquiler y de los recibos de agua, luz, comunidad, etcétera, a otro tipo de gastos como arreglos de primera necesidad, alimentación, cuidado infantil, apoyo al menor, productos de higiene o ropa.

   Igualmente, y a diferencia de otros fondos como el regional, la ordenanza santanderina incluye también la posibilidad de solicitar ayudas para el pago puntual de los gastos de hipoteca cuando se produzcan imprevistos o situaciones sobrevenidas que impidan afrontarlos durante un período determinado de tiempo, así como otros gastos ligados a la vivienda, como el cambio de una lavadora, por ejemplo.

   Asimismo, se prevén ayudas para cursos de formación, incluidos dentro de un plan de intervención por parte de los servicios sociales municipales, con el fin de favorecer las posibilidades de inserción laboral de los beneficiarios, de manera que puedan incrementar sus ingresos y afrontar las dificultades económicas que venían atravesando.

   Para acceder a estas ayudas los solicitantes deben tener unos ingresos que no superen 1,5 veces el IPREM (un baremo más flexible que el aplicado en las ayudas regionales, donde el límite es 1,25 veces el IPREM). Y se bonifica en mayor medida a las familias con menores y personas con discapacidad a su cargo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies