Boadella cree que en la actualidad hay "tabúes intocables" para el humor como el machismo o la homosexualidad

 

Boadella cree que en la actualidad hay "tabúes intocables" para el humor como el machismo o la homosexualidad

Albert Boadella
EUROPA PRESS
Publicado 22/08/2017 18:15:53CET

"Se pueden hacer las críticas más feroces, pero siempre hay que tener un sentido de la belleza", ha proclamado

SANTANDER, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director, actor y dramaturgo catalán Albert Boadella considera que en la actualidad hay "tabúes intocables" para el humor como las bromas sobre el machismo y la homosexualidad y ve "curioso" que "la utilización de la libertad de expresión es menos potente" que hace unos años.

En este sentido, ha incidido en que a pesar de que actualmente "los niveles de libertad de expresión desde el punto de vista legal son únicos en nuestra historia", a día de hoy "hay una especie de corrección política".

"Ahora tú haces una cosa sobre un fontanero y aparece la asociación de fontaneros protestando. Es algo tremendo por parte de los que dirigen los medios pero también por parte de la sociedad, que no admite nada", ha criticado Boadella en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de su presencia este miércoles en el ciclo 'Escénicas en el Casyc' con la obra 'El sermón del bufón'.

De esta forma, ha asegurado que en 'El sermón del bufón' hay proyecciones de sus obras de Els Joglars con las que "ahora hubiéramos tenido problemas serios" con las cadenas de televisión porque "la libertad o el sentido de responsabilidad sobre la libertad" que tenían los dirigentes de las televisiones, por ejemplo, a mediados de la década de 1980, "no es la misma que ahora".

Boadella ha reclamado que se debe reflexionar "profundamente" sobre esta cuestión y ha recordado que él salió en defensa de los dos miembros de la compañía 'Títeres desde Abajo' detenidos la tarde del 5 de febrero del 2016 bajo cargos de enaltecimiento del terrorismo, por desplegar un cartel de 'gora ETA' durante la función infantil que representaban en el marco del Carnaval de Tetuán (Madrid).

En este sentido, ha afirmado que no les defendió por el contenido de la obra, que ha calificado de "deleznable", sino porque "era necesario pensar que aquello era ficción y había que admitir que era ficción". De esta forma, ha asegurado que la obra "estaba dentro de los cauces de la libertad de expresión".

Acerca de lo que se puede hacer en teatro, ha defendido que "se puede hace de todo, pero con oficio, con belleza", porque así "todo es posible". "Se pueden hacer las críticas más feroces, pero siempre hay que tener un sentido crítico de la belleza", ha proclamado.

Y sobre qué es el teatro, ha asegurado que "sobre todo" es el actor porque es "la figura imprescindible"". "Si no hay actor, mal asunto. Un buen actor es capaz de recitar el Boletín Oficial del Estado y dejarnos seducidos", ha comentado.

SE DESDOBLA EN 'EL SERMÓN DEL BUFÓN'

En cuanto a 'El sermón del bufón', Boadella ha explicado que se desdobla en los personajes Albert y Boadella --además de interpretar a otros como el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Puyol--, porque "en todas las personalidades hay dualidades, un lado más irracional y otro más reflexivo".

Al mismo tiempo, ha explicado que durante la concepción del espectáculo llegó a la conclusión de que "tenía un lado artístico muy ligado a la infancia" porque ha sido "juguetón". "Mi vida ha sido un juego constante", ha apuntado.

Igualmente, ha opinado que "lo insólito" de 'El sermón del bufón' es que "es real", hasta el punto de que cree que el montaje final desdoblando su personalidad es "la mejor fórmula" para eliminar el "autohomenaje" y "el pudor personal". "Creo que con esto tamizo el lado que sería más vanidoso de la cuestión", ha considerado.

Asimismo, ha comentado que la obra "es un repaso, creo yo, a una vida, a un pensamiento, a un oficio de comediante, a veces muy crítico con la tierra en la que nací, con bastante motivo. Y trato de ser amable con las cosas que me gustan. Es la recuperación de la juventud, de cuando iba de bolos por toda España", ha expresado, al tiempo que ha indicado que trabajar "a contracorriente casi siempre" le ha dado "mucha marcha".

"Tener muchos enemigos es una de las cosas que da más vitalidad, da la sensación de que aciertas", ha comentado. Así, ha explicado que en su vida ha tenido "muchos rifirrafes" tanto durante la dictadura franquista como en tiempos de democracia. "El último, el más importante, con mi propia tribu, con Cataluña. Esto es consecuencia de que digo aquello que pienso. Esto es lo que yo también cuento en 'El sermón del bufón'", ha dicho.

LOS CARGOS PÚBLICOS "CONDICIONAN, HAY UNA CIERTA AUTOCENSURA"

Además de explicar que el montaje que trae a Santander tiene su origen en su intención de "recuperar la libertad" tras haber acabado "un poco saturado" en sus ocho años como director de los Teatros del Canal de Madrid --aunque ha calificado estos años como "formidables--, Boadella ha explicado que pensó en hacer un montaje en el que expresar las ideas que "le pasan por la cabeza en estos momentos".

Sobre su época al frente de los Teatros del Canal, ha reconocido que los cargos públicos "condicionan, hay una cierta autocensura, contención", aunque ha afirmado que "jamás" le dijeron lo que tenía que hacer. "Ni una llamada, nada. Me dejaron siempre la libertad absoluta", ha asegurado.

Finalmente, ha destacado que con él el Teatro ha sido "muy insólito" porque "en general, programaba según el gusto de los contribuyentes". "Me gustó que todo el mundo sintiera que ese era su teatro", ha asegurado Boadella, quien ha valorado que la nueva dirección con Àlex Rigola al frente desde julio del año pasado "piensa que (la programación) tiene que ser a su gusto".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies