La borrasca Ana deja en el norte más lluvias en dos días de lo que había caído en más de dos meses

Lluvia
EUROPA PRESS
Publicado 12/12/2017 16:59:48CET

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las lluvias acumuladas en el norte de la Península durante la borrasca profunda Ana han dejado cantidades en dos días que superan los valores acumulados en lo que ha transcurrido en el año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha señalado a Europa Press que donde más ha llovido ha sido en el oeste de Galicia, donde han caído entre 100 y 120 litros e incluso en Pontevedra, cerca de Orense, donde se han acumulado hasta más de 200 litros por metro cuadrado. "Mucho más de lo acumulado en todo el año hidrológico", ha dicho.

Así, ha precisado que en la estación de A Lama (Pontevedra) se han acumulado en dos días 272 litros por metro cuadrado; en Beariz (Orense), 248,6 litros por metro cuadrado y que en numerosos puntos de Pontevedra se han superado o rondado los 200 litros por metro cuadrado, al tiempo que han caído más de 100 litros por metro cuadrado en Pontevedra, Orense, La Coruña, Lugo, Orense, León, Cantabria, Vizcaya y Huesca.

"Esto es mucho más de lo normal en dos días", ha comentado Casals que añade que se han superado los anteriores récord de precipitaciones en un mes de diciembre el día 10 en Ponferrada (León), con 63 litros por metro cuadrado (l/m2) y en Orense, con 63,4 l/m2, unos datos que no se superaban desde diciembre de 1981. En Calamocha (Teruel) se alcanzó ese día una racha de viento de 81 kilómetros por hora, una velocidad que no se superaba desde diciembre de 2012, cuando se alcanzó una racha de 78 kilómetros por hora.

Además de estas efemérides en estaciones principales, en el observatorio de La Lama (Pontevedra) el día 10 de diciembre se recogieron 231,4 litros por metro cuadrado. Con estas cifras, la portavoz confía en que estas precipitaciones "cambiarán el próximo balance hídrico" del año hidrológico, sobre todo en la vertiente atlántica, donde no era la primera ocasión que llovía en este periodo, pero "ninguna como en este episodio" y ha pronosticado que se volverán a producir precipitaciones esta semana en el norte y a finales de esta semana en la Península y Baleares.

Así, ha adelantado que este miércoles seguirá lloviendo en el norte donde soplan los vientos del noroeste y que el viernes entrará una nueva borrasca, ya que se retira ligeramente el anticiclón y así entrará un frente procedente de una borrasca que afecta al noroeste de Europa.

El miércoles subirán las temperaturas "bastante" en la mitad norte y Pirineos, de 6 a 8 grados centígrados y las precipitaciones no serán de nieve excepto en la parte de la Ibérica de La Rioja y las precipitaciones apenas se restringirán a la cornisa cantábrica y Galicia.

Casals prevé que el jueves las precipitaciones serán "abundantísimas" en la cornisa Cantábrica, Galicia y "algo menores" en la meseta norte y en Extremadura. En cuanto a las temperaturas, ha dicho que subirán en Andalucía oriental, Levante y Cataluña.

El frente que llegará el viernes dejará lluvias el fin de semana que en Galicia serán abundantes y también lloverá con menor incidencia en el oeste de Andalucía. Las precipitaciones serán de nieve en el Pirineo, cordillera cantábrica y sistema Ibérico.

En concreto, ha dicho que el viernes se producirán precipitaciones en buena parte del país menos en el este y sureste y que las más abundantes caerán en el Cantábrico oriental, valle del Ebro y Pirineo occidental, donde pueden ser persistentes, y en Baleares. La cota de nieve ese día estará baja en cuadrante nordeste y en el resto entre 1.000 y 1.200 metros. El viernes las temperaturas descenderán en la mitad norte y subirán en la mitad sur y las heladas se concentrarán en áreas de montaña.

Casals espera que el sábado siga lloviendo en el Cantábrico, Alto Ebro, Pirineo occidental y en Menorca y que podrían ser persistentes en el Cantábrico oriental y fuertes o localmente fuertes en Menorca. Ese día la cota de nieve estará baja en el entorno del Cantábrico oriental y Pirineos y las temperaturas descenderán sobre todo en el Cantábrico oriental y Baleares de modo que se producirán heladas nocturnas en ambas mesetas.

Los termómetros el sábado descenderán en toda la Península y Baleares y el domingo subirán "ligeramente" en los dos tercios norte y de nuevo volverán a ascender el lunes y el martes, de modo que según la portavoz, subirán "mucho" los termómetros y se recuperarán los valores de 20 grados en el entorno del Mediterráneo, Levante, Murcia y Andalucía occidental.

De cara al domingo la portavoz prevé que puede seguir lloviendo en las mismas zonas pero que las precipitaciones remitirán en todo el país.

La portavoz ha explicado que este martes las máximas son entre 1 y 5 grados centígrados más bajas de lo habitual para esta época del año, mientras las mínimas en algunos sitios de las partes más altas del país están entre 10 y 15 grados centígrados más bajas de lo normal para estas fechas.

Asimismo, la anomalía de las máximas prevista para este miércoles es negativa en Cataluña, Castilla-La mancha, Andalucía, pero están más altas de lo normal en Galicia, Asturias, este y centro de Castilla y León, La Rioja, Zaragoza, Teruel, Castellón. Las mínimas están más bajas de lo habitual, excepto en Galicia y en Asturias.

El jueves las anomalías serán positivas en todas partes excepto en Castilla-La Mancha, en el valle del Guadalquivir y en el valle del Ebro, donde la anomalía es negativa, entre 0 y 3 grados centígrados.

Casals ha explicado que en los próximos días las temperaturas empezarán a situarse en valores superiores a los normales y que las precipitaciones se producirán en el norte, pero no se esperan grandes cantidades "desde aquí hasta la próxima semana" excepto el viernes.