El cabecilla niega estar implicado en la operación para introducir cocaína en un velero

 

El cabecilla niega estar implicado en la operación para introducir cocaína en un velero

Juicio por tráfico de cocaína
EUROPA PRESS
Actualizado 24/04/2017 17:49:48 CET

Dice que fue a Portugal, no a recepcionar la droga procedente de Colombia, sino a recoger a un amigo para llevarle a Madrid

SANTANDER, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El supuesto cabecilla de la banda detenida cuando pretendía introducir en España en 2014, vía Portugal, una partida de más de 260 kilos de cocaína que llegaba en velero procedente de Colombia, y que fue interceptada cuando éste atracó en Portimao, ha negado su implicación en la operación y ha asegurado que viajó hasta el país luso, no para recepcionar la mercancía, sino para recoger a un amigo que viajaba en ese mismo barco para llevarle a Madrid al entierro de su padre.

Así lo ha mantenido este lunes L.A.C. en su declaración en el juicio que por estos hechos se celebra desde este lunes en la Audiencia Provincial de Cantabria, donde ha explicado que esa fue la "única" razón por la que en la noche del 1 al 2 de agosto de 2013 viajó desde Madrid hasta la localidad portuguesa de Portimao.

L.A.C. estaba siendo investigado desde el primer trimestre de ese año por su relación con una célula que en Santander se dedicaba a adquirir kilos de sustancias que habitualmente se usan para cortar cocaína --causa que se juzgará de forma independiente--, por lo que se detectó que desde abril comenzó una "febril actividad" --dice la Fiscalía-- mandando muchos giros de dinero a Colombia, "generalmente a los mismos receptores pero distintas identidades remitentes para no levantar sospechas".

Según el Ministerio Fiscal, que pide penas de cárcel que superan los 48 años de cárcel y multas millonarias, próximas a los 51 millones de euros, para los seis acusados en este juicio por pertenecer a la banda, la "finalidad" de estos envíos era financiar la partida de droga intervenida tras ser hallada oculta debajo de un colchón y unas tablas de uno de los camarotes del barco, en el que viajaban varios de los acusados.

Según el Ministerio Fiscal, se encargó a un exmiembro del cartel de Medellín la operación del transporte de la droga desde Colombia a España y los preparativos del viaje en barco, persona con la que, al parecer, L.A.C, mantuvo diversos contactos y encuentros, en los que éste le informaba de la marcha de la operación.

Durante el juicio, a petición del fiscal, se han escuchado varios fragmentos de conversaciones telefónicas de L.A.C. --que tenía intervenido el teléfono--, la mayor parte de ellas con su hermano, en las que supuestamente habla de cómo van los preparativos del viaje y, ya una vez que el barco había partido rumbo a España en julio de 2013, de las vicisitudes de la travesía, en al que la nave sufrió averías que retrasaron la llegada a Portugal.

Tras la escucha de las conversaciones, el fiscal ha planteado diversas preguntas a este acusado acerca del contenido pero éste no ha respondido y se ha limitado a contestar a las de la defensa.

El velero llegó a Portimao el 2 de agosto de 2014, algo de lo que habían sido alertadas las autoridades portuguesas por la Guardia Civil que les pidió que prestaran el servicio de investigación, detenciones y registro del barco donde iba a llegar la droga.

La policía judicial portuguesa y dos agentes desplazados de la Benemérita observaron, cuando estaban esperando al barco, que había dos personas que, al parecer, aguardaban en la playa la llegada del velero y que eran L.A.C. y JC.E.O, que fueron detenidos al igual que todas las personas que viajaban en el barco, donde durante el registro se halló la droga, con un valor que en el mercado negro alcanzaba los 8,7 millones de euros.

En el juicio, ha declarado también JC.E.O., quien ha ratificado la justificación del viaje dada por el supuesto cabecilla de la banda y ha explicado que éste le pidió si podía viajar también a Portugal a recoger al amigo que llegaba en el barco.

Sin embargo, cada uno de ellos viajó en su propio vehículo, algo que JC.E.O ha justificado explicando que L.A.C. le dijo que su amigo viajaba con "mucho equipaje" y no le cabía todo en su coche.

Ese amigo que viajaba en el barco donde fue incautado el cargamento de drogas era JW.R.V, residente en Colombia, que también está acusado de pertenecer a la banda.

Sin embargo, como los dos anteriores, ha explicado que decidió enrolarse como tripulante en el barco para poder llegar a España, donde vive parte de su familia, entre ellos su hermano MC.R.V --también acusado en esta causa por colaborar supuestamente en la operación --, y estar los últimos días con su padre moribundo --de hecho éste falleció mientras éste se encontraba ya en la travesía--.

Como justificación de emplear esta fórmula de viaje, JW.R.V ha explicado que "no podía entrar legalmente" en ningún país de Europa por "un problema que había tenido" anteriormente, por lo que unos "amigos" de Colombia le plantearon la posibilidad de enrolarse en el barco para intentar llegar de forma ilegal a España, vía Portugal.

JW.R.V. ha señalado que él "le pidió el favor" a L.A.C, al que le unía una relación familiar lejana, de que fuera a recogerle a Portimao y le llevara en coche hasta España para reunirse con su familia y acudir al funeral de su padre.

LAS DEFENSAS PLANTEAN LA NULIDAD DE DIVERSAS ACTUACIONES DE LA CAUSA

En las cuestiones previas, las defensas han pedido la nulidad de algunas de las actuaciones llevadas a cabo durante la investigación de esta causa y en la operación en la que se incautó la droga.

Entre ellas, han aludido a "irregularidades" en las intervenciones telefónicas y en el registro del barco donde se halló la droga, en el que según señalan se vulneraron derechos como el de la intimidad y el de la inviolabilidad de la vivienda --sostienen que el velero hacía las veces de ella--. También han cuestionado aspectos relativos al análisis de la mercancía intervenida y de la cadena de custodia de ésta.

La Sala resolverá en sentencia algunas de las cuestiones de nulidad planteadas por las defensas, como las relativas a la legalidad del registro del velero y a la corrección del análisis de la droga, dado que antes de las testificales no tiene "elementos de prueba" suficientes para pronunciarse sobre estas cuestiones. Está previsto que el juicio, que se está celebrando en la Sección Tercera, se alargue durante toda esta semana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies