Una de cada cuatro mujeres y apenas un 5% de los varones tienen empleo a tiempo parcial

Actualizado 08/03/2015 19:47:06 CET

UGT señala que la crisis acrecienta la precariedad laboral en ambos sexos y la discriminación laboral de la mujer a máximos históricos

SANTANDER, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una de cada cuatro mujeres trabajadoras y apenas un 5% de los varones tienen empleo a tiempo parcial, según señala UGT en un estudio, que concluye que la crisis "acrecienta" la precariedad laboral en ambos sexos y la discriminación laboral de la mujer "a máximos históricos".

De acuerdo con el informe, del que el sindicato ha informado este sábado, un 77,6% de los 31.288 empleos a tiempo parcial registrados por la Encuesta de Población Activa (EPA) el año pasado en Cantabria correspondían a 24.280 mujeres, que ya representan cerca del 25% de toda la población ocupada femenina de la región (104.210 mujeres con empleo en 2014).

Además, el estudio, elaborado por la Secretaría para la Igualdad y Protección Social de UGT con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, indica que, pese a que desde el año 2008 un 60% de los nuevos desempleados (20.975 de un total de 34.000) y un 80% de los empleos perdidos en Cantabria (30.575 de un total de 38.600) son de varones, la desigualdad laboral por sexos "se mantiene e incluso se acrecienta" en muchos indicadores tradicionalmente discriminatorios con las mujeres.

UGT aclara como ejemplo que las mujeres siguen acaparando casi el 78% de los empleos a tiempo parcial y apenas el 40% de los de a tiempo completo, porque aunque el porcentaje de varones con un empleo a tiempo parcial ha aumentado (de un 3,21 a un 5,7%), también lo ha hecho en la misma medida el de la mujeres (de un 21,15 a un 24,9%), "reafirmando uno de los casos más claros de discriminación laboral por sexos".

Esta desigualdad se reafirma en la contratación porque más de un 63% de los contratos de trabajo a jornada parcial registrados en la región el año pasado fueron suscritos por mujeres (44.554 de un total de 70.444) y ya representan el 47% de toda la contratación femenina (en 2008 eran el 35,3%); pese a que el porcentaje de los firmados por los varones también aumenta y acapara un 27,5% de todos los contratos masculinos (hace seis años eran el 13,5%).

En este sentido, la responsable regional de la Secretaría para la Igualdad de UGT, Asunción Villalba, apunta en el informe que "no hay que olvidar que estos empleos a tiempo parcial no son aceptados de manera voluntaria por las mujeres porque, según la última Encuesta de Mujeres y Hombres desde la Perspectiva de Género, editada por el ICANE (Instituto Cántabro de Estadística), menos de un 1% de las trabajadoras cántabras los tiene por voluntad propia".

DESIGUALDAD PERSISTENTE

El informe de UGT destaca "la persistente desigualdad de género" en el mercado laboral pese a una crisis "con mayor destrucción de empleo masculino".

En este sentido, recuerda que al término del año 2014 en Cantabria el porcentaje de mujeres con empleo (46,2%) era inferior al de los varones pese a haber más población femenina en edad de trabajar (255.000 mujeres y 240.700 varones).

El sindicato agrega que en Cantabria la tasa de actividad media de las mujeres (porcentaje de activos sobre el total de población en edad de trabajar) sigue estando a más de 12 puntos de la de los varones (50,25 por 63,11%) y que en la tasa de empleo (porcentaje de ocupados sobre los activos) las mujeres están a casi 10 puntos por debajo de los hombres (40,86 por 50,46%).

"Son indicadores laborales que reafirman claramente la desigualdad y que, en todo caso, confirman que durante la actual crisis económica tanto el empleo femenino como el masculino han crecido hasta máximos históricos de precariedad", recalca Villalba.

TASA DE PARO

El propio informe de UGT matiza al respecto que el único indicador que ha cambiado la tendencia tradicional de menos y peor empleo femenino es la tasa de paro, ya que Cantabria cerró el año 2014 con una tasa media femenina inferior a la masculina (18,67 por 20,05%), lo que no ocurría desde el año 1979, pero no porque la de las mujeres disminuya sino porque la de los varones ha aumentado más en los últimos seis años.

De hecho, desde el año 2008, la tasa de paro masculina en Cantabria ha aumentado más de 14 puntos (de 5,87 a 20,05%) pero la femenina también se ha incrementado en casi 10 (de 8,85 a 18,67%).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies