Cantabria despide su tercer invierno más lluvioso y el octavo más frío desde 1981

Jornada de lluvia y granizo en Santander, gente con paraguas, lluvia, frío
EUROPA PRESS
Actualizado 20/03/2018 16:38:52 CET

SANTANDER, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cantabria se despide este martes de su tercer invierno más lluvioso y el octavo más frío desde 1981 y es que el periodo de diciembre a febrero ha interrumpido la tendencia de falta de precipitaciones y altas temperaturas de 2017 trayendo a la región tanto lluvia como nieve.

Con la llegada esta tarde de la primavera, que comienza a las 17.15 horas, la Comunidad Autónoma deja atrás un invierno que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha calificado como "frío y extremadamente húmedo".

Y es que se han llegado a registrar temperaturas muy bajas (-13,2 grados centígrados en Nestares el 9 de febrero) y a acumular cantidades destacadas de precipitación (71,8 litros por metro cuadrado el 19 de febrero en Soba-Alto Miera).

El delegado de la AEMET en Cantabria, José Luis Arteche, así lo ha detallado este martes en una rueda de prensa en la que ha realizado balance de este invierno en Cantabria y ha hecho un avance de los primeros días de la primavera que, en términos generales, se prevé que en el norte no traiga diferencias significativas en cuanto a las temperaturas y las lluvias que son habituales para esta estación.

De cara a los próximos días, Cantabria entrará en la primavera acompaña de la borrasca que, aunque mañana dejará tiempo más estable, "podría dejar alguna nieve entre el viernes y el sábado" pero "no serán como las de ayer y hoy sino que caerán solo en cotas altas". Después, según ha indicado Arteche, se prevé la llegada de un anticiclón por lo que la Semana Santa comenzará con "tiempo estable" aunque aún es "pronto" para saber lo qué ocurrirá en los días festivos.

En cuanto al invierno del que hoy nos despedimos, el responsable de la AEMET en Cantabria ha destacado lo ocurrido en cada mes. Así, diciembre fue frío con una temperatura media de 7,7 grados (-0,5ºC respecto a la media de este mes) y extremadamente húmedo, con 252 litros por metro cuadrado de precipitaciones acumuladas (190% respecto a la media).

Enero ha sido el único mes de este invierno que ha sido cálido debido a varias jornadas con viento sur y que han elevado la temperatura media hasta los 8,4ºC (0,9 más que la media histórica) pero que también fue húmedo, con 173 mm (140%). Mientras que febrero ha sido calificado como muy frío, con una temperatura media de 5,2 grados (-2,7ºC), y extremadamente húmedo, con 268 mm (277%).

De esta forma, los tres meses en su conjunto hacen que la Comunidad Autónoma haya vivido un invierno frío, con una temperatura media de 7,1 grados (-0,8ºC), y extremadamente húmedo, con 693 mm (195%).

Además, en toda la estación, las horas de insolación fueron de 193,8, lo que supone un 75% respecto a lo normal en la media histórica entre 1981 y 2017. En cuanto a las descargas de rayos registradas sobre la región en esos tres meses, alcanzaron las 312, la mayoría (217) en el mes de diciembre.

VALORES EXTREMOS

Entre los valores extremos registrados este inviernos, las temperaturas mínimas destacadas se han alcanzado todas en febrero, con -13,2 grados en Nestares el 2 de febrero, -13,1 en Alto Campoo el día 27, -8,8 en Cubillo de Ebro el día 2, -7,7 en Polientes el día 23 o -7 en Tresviso en día 28.

En cuanto a las máximas, se ha llegado a los 21 grados en Tama el 16 de enero debido al viento sur, 20,8 en Castro Urdiales el 30 de diciembre, 20,7 en San Felices de Buelna y Parayas el mismo días, o 20,6 en Torrelavega el 15 de febrero.

Las mayores acumulaciones de precipitación en una sola jornada se han dado en Soba-Alto Miera, con 71,8 litros por metro cuadrado el 19 de febrero, 63,2 el mismo día en Villacarriedo, 59,6 en Tresviso el 3 de febrero, o 54,2 el 6 de enero en Terán.

Respecto a las rachas de viento, las máximas se han registrado en diciembre con 127 kilómetros por hora el día 10 en Soba-Alto Miera, 122 el mismo día en Nestares o 117 también en esa jornada en Ramales de la Victoria.

Por otro lado, Arteche ha indicado que la precipitación acumulada en lo que llevamos de año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre, está "bien" en la zona costera, en el sur regional aún hay "valores por debajo de la media" pero aumentará, y en Liébana también se han sobrepasado ya los valores normales.