Cantabria estará mañana en aviso rojo por fenómenos costeros

Olas en el Cantábrico
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 23/03/2018 14:42:12CET

AEMET ha activado también el aviso naranja por viento y nieve

SANTANDER, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha activado el aviso rojo (riesgo extremo) por fenómenos costeros adversos mañana en Cantabria, por lo que la Dirección General de Protección Civil y Emergencias y el Servicio 112 del Gobierno de Cantabria solicitan prudencia a la población.

Concretamente, el máximo nivel de riesgo permanecerá vigente entre las 07.00 y las 17.00 horas de mañana sábado. Para este periodo se espera viento de componente oeste fuerza 8, temporalmente 9, y mar combinada del noroeste de 8 a 9 metros.

De manera previa a la activación del aviso rojo, Cantabria estará en aviso naranja (riesgo importante) desde la medianoche de hoy. La previsión en esta franja horaria es de viento de componente oeste fuerza 8, y mar combinada del noroeste de 5 a 7 metros. El aviso naranja volverá una vez pasado el rojo, entre las 17.00 y las 00.00 horas de mañana. En este caso el viento será del oeste o noroeste fuerza 8, y la mar combinada del noroeste de 6 a 8 metros.

El viento soplará fuerte en Liébana y el litoral, lo que ha propiciado la activación por parte de AEMET del aviso naranja por este fenómeno en ambas zonas entre las 10.00 y las 20.00 horas de mañana. Se esperan vientos del oeste con rachas de hasta 110 kilómetros por hora en Liébana, y de 100 kilómetros por hora en el litoral.

Entre las 00.00 horas del sábado y las 00.00 horas del domingo Liébana, el centro y el valle de Villaverde estarán en aviso naranja por nieve. En la primera se esperan acumulaciones de 20 centímetros por encima de los 800-900 metros, mientras que en las otras dos áreas serán de 10 en las mismas cotas.

RECOMENDACIONES

Ante esta situación, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan en Liébana y el litoral cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos exteriores que puedan caer a la calle y provocar un accidente; alejarse de cornisas, muros o árboles que puedan desprenderse; evitar pasar por edificaciones en construcción o en mal estado, y extremar las precauciones en los desplazamientos por carretera.

Además se insta a la población a alejarse de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y respetar en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Asimismo, se pide a la ciudadanía no realizar actividades acuáticas; comprobar los pronósticos meteorológicos y las prohibiciones decretadas por las autoridades; evitar la utilización de embarcaciones, y revisar los amarres de las mismas.

En las zonas en las que se espera nieve se recomiendan evitar la utilización del coche si no es imprescindible; solicitar información del estado de las carreteras y la situación meteorológica; en caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revisar neumáticos, anticongelante y frenos, y llevar cadenas, móvil cargado, el depósito lleno y ropa de abrigo. Se insta también a prestar especial atención a las placas de hielo que se puedan formar en la calzada, especialmente al amanecer y al anochecer.

En el caso de quedarse atrapado en el coche, hay que permanecer dentro del vehículo con la calefacción puesta y renovando el aire cada cierto tiempo. Es muy importante evitar quedarse dormido y comprobar que la salida del tubo de escape está libre, para evitar que el humo penetre en el habitáculo.

Del mismo modo, se pide no salir a la montaña. En el caso indispensable hay que mantenerse continuamente informado de la situación meteorológica y de los riesgos de aludes; conocer de los refugios cercanos; llevar el móvil cargado o sistemas de comunicación alternativos; respetar las indicaciones, señalizaciones y prohibiciones, y extremar las precauciones.

Ante cualquier situación complicada se debe llamar al 112 lo antes posible, indicando la localización para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de rescate o ayuda en el caso de que sea necesario.