Cantabria firma un acuerdo para prevenir e investigar "con rapidez y eficacia" los delitos contra la seguridad laboral

Actualizado 20/07/2010 16:40:58 CET

La siniestralidad laboral desciende en Cantabria un 16% en el primer semestre de 2010, en el que murieron ocho trabajadores

SANTANDER, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los ministerios de Justicia, Interior y Trabajo e Inmigración, la Fiscalía General del Estado y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) han firmado un convenio de colaboración con Cantabria para prevenir en la región delitos contra la seguridad y salud laboral, y realizar una investigación "eficaz y rápida" de los casos que se produzcan y que se ejecuten también las sentencias condenatorias.

La presentación del acuerdo ha corrido a cargo de Félix Azón, vocal del CGPJ; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, César Tolosa; la fiscal superior de Cantabria, María Teresa Calvo; el delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez; y la vicepresidenta regional, Dolores Gorostiaga, quien ha subrayado que la siniestralidad laboral se ha recortado un 16% en el primer semestre del año en Cantabria, cuando se han registrado un total de 2.957 accidentes, ocho de ellos mortales (uno menos que en el mismo periodo del año anterior).

La también consejera de Empleo y Bienestar Social ha señalado que, con la firma de este acuerdo, el Gobierno cántabro, el Ejecutivo central, el Poder Judicial y la Fiscalía del Estado se dotan de un instrumento de colaboración y de cooperación en la lucha contra los accidentes de trabajo.

"Es importante prevenir, educar, formar a trabajadores y empresarios en la prevención de accidentes de trabajo. Es fundamental sensibilizar, pero también debemos dotarnos de herramientas eficaces para perseguir las infracciones", ha manifestado la vicepresidenta.

Entre otras cosas, el acuerdo persigue facilitar la labor del Ministerio Fiscal y del Juzgado de Instrucción a la hora de identificar los supuestos penalmente relevantes, evitando la acumulación de expedientes que queden al margen de responsabilidad penal.

Además, también persigue optimizar los recursos destinados a la persecución penal de los delitos de riesgo por infracción de la normativa de prevención de riesgos laborales y facilitar la actuación "inmediata y eficaz" de la administración laboral y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en los supuestos "de especial gravedad y trascendencia".

Con todo ello, esta "herramienta facilita la detección y alerta ante los accidentes de trabajo más graves y mortales", mejorando así la coordinación y comunicación entre los agentes implicados en la investigación del siniestro y reduciendo los tiempos de respuesta.

Además, con este convenio se "completa" la Estrategia Cántabra para la Salud y la Seguridad Laboral, según ha subrayado Gorostiaga.

CANTABRIA, ENTRE LAS COMUNIDADES PUNTERAS EN PREVENCIÓN

Por su parte, el delegado del Gobierno ha destacado a Cantabria como una de las comunidades autónomas "punteras" en investigación de accidentes de trabajo y prevención.

Además del daño personal y social que supone un accidente laboral, Ibáñez se ha referido al perjuicio económico, ya que según ha dicho el gasto de un siniestro en el trabajo es "superior" al que ocasionan las jornadas de huelga.

En la misma línea, el vocal del CGPJ ha destacado que Cantabria es una de las comunidades autónomas que están "mejorando sensiblemente" la ratio de siniestralidad.

El presidente del TSJC ha opinado que era el "momento de dar un paso más", ya que la siniestralidad "sigue siendo un problema" en España. "Todavía queda mucho trabajo por hacer", ha apostillado, al tiempo que ha resaltado que "todos los esfuerzos son necesarios".

La fiscal de Cantabria ha subrayado que este convenio es un instrumento "eficaz" y "útil", y ha abogado por la actuación "coordinada de todos los colectivos" implicados en la prevención e investigación de la siniestralidad laboral.

DESCIENDE LA SINIESTRALIDAD EN CANTABRIA

La siniestralidad laboral se redujo un 16 por ciento en Cantabria hasta el mes de junio, con descensos en todos los tipos de accidentes, tanto los leves, como los graves y los mortales. No obstante, en lo que va de año ocho personas han fallecido por accidente en su puesto de trabajo.

En total, en el primer semestre de 2010 se contabilizaron en la región 2.957 accidentes laborales con baja, 579 menos que en el mismo periodo del pasado año.

De ellos, 2.914 fueron accidentes leves, lo que supone un descenso del 16 por ciento; y otros 35 siniestros fueron graves, un 27 por ciento menos que en los mismos meses de 2009.

El menor descenso fue el de los accidentes mortales, que bajan un 11 por ciento en el primer semestre, con ocho fallecimientos, uno menos que en el mismo periodo del pasado año.

Por sectores, los servicios concentran el 46 por ciento de la siniestralidad laboral en Cantabria, con 1.363 accidentes en los seis primeros meses. A continuación se sitúa la industria, con 903, y en tercer lugar la construcción, con 569 accidentes.

En último lugar se encuentra el sector agropecuario y pesquero, que representa sólo el 4,1 por ciento de los siniestros laborales (122 en ese periodo).

Según la gravedad, cuatro de los fallecidos entre los meses de enero y junio trabajaban en la industria (tres en la industria manufacturera y otro en el área hidráulica y de residuos), otro en la construcción y tres más en los servicios (dos en transporte y almacenamiento y uno en hostelería).

Comparado con los mismos meses de 2009 todos los sectores han reducido su siniestralidad, en especial la construcción, con un descenso del 27 por ciento. En los servicios, por su parte, el descenso ha sido del 16 por ciento, mientras en el sector agropecuario y pesquero ha bajado un 13% y en la industria un 9 por ciento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies