Cantabria reprocha al País Vasco que se queje de "fronteras sanitarias" y pretenda hacer lo mismo

 

Cantabria reprocha al País Vasco que se queje de "fronteras sanitarias" y pretenda hacer lo mismo

María José Sáenz De Buruaga
EUROPA PRESS
Actualizado 02/12/2011 15:47:45 CET

La consejera de Sanidad achaca el conflicto a la "falta de cohesión" del sistema sanitario que será una "prioridad" del nuevo ministro

SANTANDER, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha reprochado al Gobierno vasco que se queje de que se levanten "fronteras sanitarias" y a su vez pretenda "hacer lo mismo".

Es una postura que no ve "racional", ha afirmado a preguntas de los medios la titular de Sanidad, quien ve en el conflicto abierto entre el País Vasco y La Rioja sobre la asistencia sanitaria, que podría extenderse a Cantabria, una "consecuencia" de la "desvertebración" del Sistema Nacional de Salud que se venía produciendo, a su juicio, en los últimos años.

Una situación que para la también secretaria general del PP se debe a la "falta de cohesión" y de "liderazgo" político por parte del Ministerio de Sanidad, cuyo nuevo titular, ya bajo el Gobierno de Mariano Rajoy, confía en que convierta a la Sanidad en una "prioridad nacional".

Esta falta de liderazgo "cobra ahora más virulencia" como consecuencia de las "tensiones financieras" que "padecen" los sistemas de salud.

Sáenz de Buruaga ha explicado que nadie ha contactado con Cantabria para plantear los posibles efectos de la asistencia en el País Vasco, y ha considerado que es un asunto que debería abordarse en el seno del Consejo Interterritorial de Sanidad, que reúne periódicamente a Gobierno central y autonómicos para coordinar estas políticas.

Es una cuestión de "equidad y cohesión", ha subrayado la consejera, quien ha garantizado que Cantabria "va a seguir" tratando a los pacientes vascos que acudan al sistema sanitario de esta comunidad, que muchos de ellos eligen como segunda residencia en su zona oriental.

En el caso cántabro, ha precisado que, sin tener un conflicto "de esta magnitud", sí existe una situación "que arreglar", y es que desde primeros de año, se acordó dejar de enviar pacientes de la localidad de Castro Urdiales, cántabra pero limítrofe con el País Vasco, a las especialidad de la comunidad vecina, como los centros de Cruces o Basurto.

Esto, ha denunciado, se hizo con la "aquiescencia" de los anteriores gobernantes de Cantabria, a través de un acuerdo con la sanidad vasca.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies