Casi el 64% de los casos graves de gripe con ingreso en Cantabria son personas sin vacunar

Gripe
EUROPA PRESS
Publicado 13/01/2018 11:21:34CET

   SANTANDER, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Casi el 64 por ciento de los casos graves de gripe diagnosticados en Cantabria desde que comenzó la temporada de control de la enfermedad en octubre se han dado en personas que no estaban vacunadas y en su mayoría era mayores de 60 años, precisamente, edad a partir de la cual la Consejería de Sanidad recomienda la vacuna antigripal.

   En concreto, según los datos facilitados por la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria a Europa Press, desde octubre se han diagnosticado 5.211 casos de gripe y, de ellos, 80 han sido casos graves que han requerido de hospitalización.

   De éstas, no estaban vacunadas 51, lo que supone el 63,75% de esos casos graves, mientras que el resto, 29 personas (36,25%), sí lo estaban. Además, 59 de las 80 personas ingresadas por casos graves de la gripe tenían 60 años o más, grupo de edad en el que el departamento de Sanidad hace especial hincapié en cada campaña anual de la importancia de la vacunación.

   Y es que, aunque tradicionalmente la tasa de incidencia de la gripe es superior en niños y adolescentes, en las personas mayores suele derivar en más complicaciones, principalmente debido a patologías previas, como están mostrando de nuevo los datos de los casos graves de esta temporada.

   Así, hasta la última semana de la que se tienen datos (del 1 al 7 de enero), han fallecido en Cantabria cuatro personas a causa de la gripe. Todos eran personas mayores, con edades entre los 77 y los 93 años, con patologías previas, y tres de ellos no estaban vacunados.

   Esto evidencia, según destacan desde Sanidad a esta agencia, la importancia de la vacuna antigripal para prevenir las consecuencias del virus de la gripe entre la población más vulnerable al desarrollo de complicaciones.

   La última campaña se puso en marcha el pasado 30 de octubre y, para ella, la Consejería de Sanidad adquirió 119.200 vacunas, a las que destinó un presupuesto de 345.529 euros.

   Con motivo del lanzamiento de la campaña, desde el departamento que dirige María Luisa Real se informó de los grupos de riesgo a los que se recomienda vacunarse y, un año más, se destacó al colectivo de personas a partir de 60 años.

   Junto a él, también se recomienda la vacuna antigripal a quienes teniendo entre 6 meses y 59 años presenten enfermedades crónicas cardiovasculares (excluida hipertensión arterial aislada) o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística o asma.

   Igualmente, la vacuna se recomienda a niños mayores de 6 meses, adultos con enfermedades metabólicas, mujeres embarazadas, niños y adolescentes que reciban tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, y a quienes por su actividad profesional puedan transmitir la gripe a personas de los grupos de riesgo, así como a quienes cuiden con personas de esos grupos.

   En este sentido y en declaraciones a Europa Press, la consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha insistido en la importancia de que, además de los profesionales sanitarios, se vacunen las personas que conviven con pacientes de riesgo a los que se les indica la vacunación ya que "esta es la mejor manera de protegerlos".

   Real también ha indicado que el periodo de vacunación no se ha cerrado y las dosis de la vacuna antigripal siguen disponibles para seguir vacunando, por lo que quienes así lo deseen pueden hacerlo solicitando cita previa en sus respectivos centros de salud de Atención Primaria.

   El virus de la gripe ha llegado a Cantabria en las últimas semanas, y en la última (del 1 al 7 de enero) se han diagnosticado un total de 1.974 casos, situándose en un nivel de incidencia epidémica media.

   Así, en la primera semana del año, la tasa de gripe en la Comunidad Autónoma se ha situado en 359,93 casos por cada 100.000 habitantes y, aunque "parece que se está estabilizando", desde Sanidad no descartan que haya otro "pequeño repunte", principalmente porque hasta el momento los casos han correspondido en su mayoría a la cepa B del virus pero se está empezando a detectar la A.