El Centro Botín celebra su aniversario con obras maestras de Matisse, Bacon o Gris

Mujer de rojo de Daniel Vázquez
CENTRO BOTÍN
Actualizado 22/06/2018 13:20:48 CET

Son ocho retratos procedentes de la colección privada de Jaime Botín, que los ha cedido para que se expongan de forma permanente

SANTANDER, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Centro Botín celebra su primer aniversario con una nueva sala que acoge ocho obras maestras de artistas del siglo XX, como Henry Matisse, Juan Gris, Francis Bacon o Joaquín Sorolla procedentes de la colección privada de Jaime Botín, que las ha cedido para que se expongan de forma permanente en este espacio.

Se trata de retratos que formaban parte del "entorno cotidiano" del coleccionista santanderino, en los que hay una "unidad temática, de género, e incluso de tiempo", según la experta en arte y miembro de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín, María José Salazar, que ha trabajado en este proyecto con Jaime Botín.

Cronológicamente, las obras, agrupadas bajo el título 'Retratos: Esencia y Expresión', reflejan casi en su totalidad el arte del siglo XX, iniciándose con 'Figura de medio cuerpo', de Isidre Nonel, de 1907, y cerrándose con un autorretrato de Bacon de 1972.

Entre una y otra se encuentran 'Al baño. Valencia' (1908) de Sorolla; 'Femme espagnole' (1917), de Matisse; 'Arlequín' (1918), de Juan Gris; 'Mujer de rojo' (1931) de Daniel Vázquez Díaz; 'Retratod e mi madre' (1942), de Francisco Gutiérrez Cossío; y 'El constructor de caretas' (1944) de José Gutiérrez Solana.

Según Salazar, detrás de estas piezas está la "apuesta" de su propietario por el arte español o por la temática relacionada con nuestro país, como en el caso de Matisse. Y también, el gusto de Jaime Botín por el retrato, que considera el género "más difícil" para un pintor, tanto a la hora de componer la pieza como de transmitir "el alma" del personaje.

La experta ha incidido igualmente en que las ocho obras transmiten "una melancolía" que las unifica, y son parte importante dentro de la trayectoria de cada uno de sus autores. Como ejemplo, ha citado el autorretrato de Bacon, "totalmente autodestructivo" y "autobiográfico", ya que refleja su dolor tras el suicidio de su amante.

Salazar ha puesto también de relieve la "generosidad" de Jaime Botín al ceder estas obras, --con una duración inicial de cinco años renovables, que va acompañada de un millón de euros anuales para cubrir gastos de mantenimiento y conservación, entre otros--, no sólo por el hecho en sí, sino por tratarse de piezas que no tenía almacenadas, sino disfrutaba de forma privada y que consideraba "vitales".

"Eran muy suyas" y "se sentaba a contemplarlas", de ahí su "generosidad" al cederlas para que otras personas puedan disfrutarlas, ha recalcado la experta, que ha destacado que desde la nueva sala en la que se exponen estas obras se ven los Jardines de Pereda, donde Jaime Botín pasó su infancia.

Sobre la ausencia de este último en el acto de presentación de la colección, por la que se ha interesado la prensa por su posible relación con sus problemas fiscales, tanto Salazar como el director general de la Fundación Botín, Íñigo Sáenz de Miera, la han achacado a la "forma de ser" del coleccionista y exbanquero, hermano del fallecido Emilio Botín.

"Es una persona muy sensible, exquisita", a la que "no le gusta comparecer en público", algo de lo que "siempre ha huido", por el contrario "le gusta el silencio", "estar en su mundo", han explicado.

Por otro lado, y sobre las condiciones de cesión de las obras, han señalado que la intención que Botín ha expresado es que continúen "para siempre" en el Centro, sin descartar que puedan ampliarse en un futuro con otras piezas de su colección.

Sobre esta última, Salazar ha considerado "sorprendente" que un hombre de 82 años como él posea una colección, cuyo número de obras no ha desvelado, con un "concepto tan moderno" y que ha compuesto "por puro placer".

EL PAISAJE RECONFIGURADO

Coincidiendo con la inauguración de esta muestra, y con el primer aniversario, el Centro Botín abre otra exposición este sábado 23, titulada 'El paisaje reconfigurado' que consiste en una selección de obras de la colección de la Fundación Botín que incluye los trabajos de artistas de relevancia nacional e internacional.

Entre ellos figuran Leonor Antunes, Lothar Baumgarten, Joan Jonas, tacita Dean o Irene Kopelman, que ofrecen sus distintas versiones sobre el paisaje circundante.

Muchas de las piezas no han sido expuestas antes. De hecho, todos los artistas de la colección han dirigido un Taller de Artes Visuales en la Fundación Botín, o han recibido una Beca de artes Visuales; y muchos, se han convertido ya en figuras "clave" de su generación , como Joao Onofre, Sara Ramo o Ignacio Uruarte.

El director artístico de la Fundación Botín y comisario de esta exposición, Benjamin Weil, ha explicado que este "mix generacional" constituye una "importante dinámica de la colección y ofrece una "interesante perspectiva" sobre la práctica artística del siglo XXI, poniendo de manifiesto la "libertad formal" que los creadores han ido consolidando a los largo de los últimos 50 años.

Además de con estas inauguraciones, el Centro Botín ha programado numerosas actividades por su aniversario, que se completan con la celebración este fin de semana de jornadas de puertas abiertas. A lo largo de este año, han pasado por sus exposiciones más de 230.000 personas.

PROBLEMAS DE LA FACHADA

Una actividad que no se ha visto afectada por los problemas surgidos en el revestimiento del edificio, del arquitecto Renzo Piano, según Sáenz de Miera, y para los que se está buscando una "solución definitiva" con arquitectos y constructores.

Ha explicado en este sentido que las pieza de cerámica utilizadas, algunas de las cuales se han desprendido, "no están funcionando como se esperaba", al parecer por los cambios de temperatura.

Contador