El Centro Botín recrea el proceso creativo de Miró en una muestra única con más de 100 esculturas

Escultura Miró
FUNDACIÓN BOTÍN
Publicado 19/03/2018 14:08:05CET

Se trata de una exposición que "cambiará la visión del Miró escultor" y supondrá "un antes y un después"

SANTANDER, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Centro Botín de Santander inaugura mañana una muestra antológica de Joan Miró que reúne más de un centenar de esculturas de todos sus periodos artísticos, además de dibujos, bocetos, fotografías, vídeos y objetos con los que creaba sus obras, muchos de ellos inéditos y restaurados expresamente para la ocasión. Se trata, según los expertos, de una exposición que "cambiará la visión del Miró escultor" y que supondrá "un antes y un después".

'Joan Miró: Esculturas 1928-1982', permite apreciar por primera vez el proceso creativo de Miró, mostrando los materiales y los objetos originales que utilizaba en sus creaciones; su trabajo en las distintas fundiciones; los proyectos para monumentos; sus ideas plasmadas en bocetos y su selección de materiales, hasta la última transformación en la pieza buscada.

El ensamblaje de materiales recogidos por el propio Joan Miró (Barcelona, 1893-Palma, 1983) en sus paseos por el campo y la transformación de objetos cotidianos en piezas artísticas, son las señas de identidad del trabajo escultórico del artista, para quien "la libertad y la poesía fueron la esencia de todas sus creaciones".

Así lo han explicado hoy en la presentación de la muestra, que podrá verse hasta el 2 de septiembre, los comisarios de la misma: María José Salazar, experta en la obra de Miró y miembro de la Comisisón Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín, y el nieto del artista, Joan Punyet Miró, cabeza visible de la Succesió Miró.

Concebida única y exclusivamente para el Centro Botín, la selección de obras de la exposición abarca desde la primera pieza, creada en 1928, hasta la última, fechada en 1982. En total, son 94 esculturas, 18 de ellas de gran formato; 26 dibujos y 32 fotografías, junto con objetos que recrean de manera "casi íntima" el proceso creador de Miró y que configuran una exposición "compleja", según Salázar, y "única en sí misma".

Y es que "llegar hasta aquí ha sido una larga travesía" para la que ha habido que contar con los numerosos propietarios de las obras, muchas de las cuales no se habían prestado hasta ahora, y que posiblemente no se volverán a prestar.

Así, las piezas provienen de la colección privada de la familia Miró y de sus fundaciones de Barcelona y Mallorca, pero también de museos de Nueva York, de París, del Centro de Arte Reina Sofía, de la Fundación 'la Caixa' o del Gobierno de Baleares.

Asimismo, en ella están representados todos los materiales con los que trabajó el artista: hierro, bronce, madera, pintura, fibras de vidrio, poliuretano o resinas sintéticas. Se incluye también una selección de la colección privada de pequeños y curiosos objetos que el propio Miró atesoraba en las estanterías de su biblioteca.

Todo ello permite "ver completo" el discurso expositivo de Miró desde sus primeras piezas, 'Danseuse Espagnole (1928)' o la construcción 'Painting-Object' (1931), a otras que el artista denomina 'Femme', con las que crea sus primeros bronces en 1949 o que retoma un año más tarde, entremezclando hueso, piedra y hierro.

OBRAS

La muestra incluye también sus esculturas pintadas de 1967, como 'Femme et oiseau', 'Personnage' o 'Jeune fille s'évadant', entre otras; esculturas monumentales, como 'Femme Monument' (1970), 'Personnage y Porte I', ambas de 1974, 'L'Oeil attire les diamants' (1974), en la que retoma trabajos experimentales, o 'Souvenir de la Tour Eiffel' (1977), de tres metros de altura concebida con objetos ensamblados.

Según su comisaria, la exposición refleja un Miró "rompedor", que quiere "romper la escultura tradicional y hacer una nueva" a través de un mundo escultórico "muy propio y definido": "crea un mundo", ha recalcado Salazar para quien Miró sorprende por su modernidad y más "parece" que estamos "ante un artista del siglo XXI".

"Era un poeta, hizo lo que quería en la vida, creó lo que quiso y siempre con un hálito poético", ha recalcado.

Miro era también, según su nieto, un padre y abuelo "maravilloso" para su hija y para sus cuatro nietos, dentro de lo que era una "familia transversal" que incluía a "la familia de siempre, a la pictórica y a la escultórica", con una "frontera desdibujada" entre ellas.

Joan Punyet Miró ha descrito a un abuelo que "no paraba de crear" y construir un lenguaje universal, "como una nave que se adentra en la psique humana para bucear en el mundo de los sueños", creando así formas que son "un antes y un después" en la escultura del siglo XX".

Era un artista que "quería evitar ser un escultor previsible y repetitivo", ha recalcado su nieto, quien ha destacado que son pocos los museos que pueden disfrutar de una muestra de estas características, no sólo por estar concebida para el Centro Botín, sino también porque "cada día se presta menos". Junto a ello, ha destacado el "maravilloso" catálogo elaborado de la muestra, que "marcará un antes y un después para entender el lenguaje escultórico de Miró", ha recalcado.

Además de una biografía escultórica, este catálogo incluye por primera vez la reproducción fotográfica de todas las obras en exposición, junto a la catalogación y reproducción de imágenes de los objetos y materiales que componen o han servido para la creación de las obras.

En la presentación de la exposición también han intervenido la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez; el director artístico del Centro, Benjamín Weil; y el director del área de Cultura de 'la Caixa', Ignasi Miró.