Cerrados los "flecos" de la reforma del Reglamento del Parlamento, que se aprobará en el primer Pleno de marzo

Actualizado 09/02/2007 13:55:54 CET

SANTANDER, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios cerraron hoy los "flecos" del acuerdo para la reforma del Reglamento del Parlamento, y acordaron tramitarlo a través de una proposición de ley para su debate y votación en el primer Pleno del mes de marzo.

Según informaron a Europa Press fuentes del Grupo Regionalista, cuyo portavoz, Rafael de la Sierra, preside el grupo de trabajo para la reforma del reglamento, los "flecos" que quedaban "sueltos" están relacionados con el derecho de los diputados a acceder a la documentación e información de las administraciones públicas.

Para garantizar ese derecho, se ha establecido un procedimiento por el cual, en caso de incumplimiento, el consejero responsable del área en cuestión tendrá que comparecer de manera inmediata en el Pleno de la Cámara si la Mesa considera que el Gobierno no ha justificado de forma adecuada los motivos por los que no ha cumplido con su obligación.

El nuevo reglamento pretende conseguir mayor agilidad en la ordenación de los debates en el Parlamento, mayor inmediatez en las preguntas y en las respuestas, una mayor concreción de los derechos de los diputados, especialmente en lo relativo a la labor de control al Gobierno, y más transparencia en las relaciones Parlamento-Gobierno regional.

Entre las principales novedades figura la posibilidad de realizar preguntas al presidente del Gobierno en el Pleno, una vez al mes, preguntas que se podrán formular hasta con 24 horas de antelación, siempre que la Mesa del Parlamento de su visto bueno. Además se impide el paso de los diputados que abandonen su grupo parlamentario al Grupo Mixto, como medida contra el transfuguismo.

El nuevo reglamento establece que un diputado podrá solicitar la contestación oral en comisión de aquellas preguntas por escrito a las que el Gobierno no responda en el plazo de 20 días. Igualmente, se garantiza el derecho de los diputados a acceder a la documentación que solicitan, incluso acudiendo a la dependencia administrativa que corresponda cuando el volumen de la documentación solicitada así lo aconseje.

También se regulan por primera vez las intervenciones del Gobierno en los debates parlamentarios, que a partir de ahora, con carácter general, serán proporcionales en tiempo a las de los grupos (hasta ahora eran ilimitadas). Además se establece que el debate técnico se realizará en las ponencias y el debate político en comisiones y plenos y se otorga al Pleno "la última palabra" en el caso de que las enmiendas con efectos presupuestarios generen discrepancias entre el Gobierno y el Parlamento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies