Cinco de los acusados de tráfico de drogas admiten los hechos y el otro dice que vendía "lentejas"

Actualizado 15/11/2010 13:57:38 CET

SANTANDER, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cinco de los acusados de tráfico de cocaína y marihuana en la zona de San Vicente, Cabuérniga y Carmona han admitido este lunes ante la Audiencia de Cantabria su participación en los hechos, mientras que el sexto ha negado que distribuyera marihuana, alegando que, en lugar de eso, lo que vendía era "lentejas o alubias" o, en todo caso, "chorizo o carne".

Aunque han admitido su pertenencia a la red que distribuía cocaína y marihuana, los cinco acusados no han mostrado su conformidad con las penas que se pedía contra ellos inicialmente por el Ministerio Fiscal, y que sumaban en su conjunto 32 años y medio de prisión.

Finalmente, el Ministerio Público ha admitido como circunstancia atenuante la toxicomanía de los cinco acusados que limitaban su forma de actuar, lo que se traduce en una rebaja de las peticiones de pena que de los 33 años y nueve meses iniciales pasan a 17 años, un mes y 6 días.

Así, a los cinco que distribuían cocaína, D.G.C., A.G.R.R., M.J.M.C. y J.C.D., se les pide ahora tres años y un día y multa de 1.800 euros para cada uno de ellos, frente a los cinco años y los 3.000 euros a que ascendía la primera acusación del Fiscal.

Y al que vendía marihuana, S.R.R. se le pide un año y un mes de prisión, así como 10.000 euros de multa. Para el último acusado, que se la adquiría a este y la comercializaba a comisión, se pide un año y un día de cárcel.

El tráfico de drogas tiene distinta calificación jurídica si las sustancias causan grave daño a la salud (cocaína) o las que no causan tan grave daño, caso de la marihuana.

En el juicio celebrado este lunes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial se han difundido sendas conversaciones telefónicas en las que este acusado y el sexto, R.D.R., el que ha negado los hechos, hablaban sobre una operación de venta en la que R.D.R. iría a comisión.

Pero ninguno de los dos llega a citar el nombre del producto que, según el vendedor, tenía "hojas azules" y unos efectos muy intensos. En la segunda conversación hablan de que ya estaba "listo" el "tupper".

Preguntado por el Ministerio Fiscal, R.D.R. ha declarado entre risas que podían estar hablando de "lentejas y alubias", en el primer caso, y de "chorizo o carne" en el segundo, si bien ha precisado que no reconocía su voz en esas grabaciones telefónicas, hechas a su número de teléfono antiguo, que en ese momento no recordaba.

Al respecto, su abogado ha hecho hincapié en que ese teléfono podía habérselo prestado a alguien o podía haberlo cogido otra persona.

Los agentes de la Guardia Civil que intervinieron en la operación explicaron que el contenido de las conversaciones "coincidía" con lo que luego encontraron en el registro del domicilio del que le vendía la marihuana. Pero en cambio ni se registró ni vigiló el domicilio de R.D.R., motivo por que la defensa pide su absolución.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies