La cineasta iraní Hana Makhmalbaf dice que su manera de gritar es "coger la cámara y grabar"

Hanna Makhmalbaf
UIMP
Actualizado 10/09/2012 20:44:14 CET

SANTANDER, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La cineasta iraní Hana Makhmalbaf ha asegurado este viernes en Santander que su manera de "gritar" y protestar por la situación que se vive en su país es "coger la cámara y grabar", tal y como hizo durante las revueltas que se registraron a raíz de las últimas elecciones presidenciales, durante las que filmó la película 'Green Days'.

"Irán es una dictadura", manifestó la directora, quien insistió en que los ciudadanos del país asiático "seguirán luchando hasta que consigan la libertad y la democracia". "Hemos luchado desde hace cientos de años y estoy segura de que seguiremos hasta conseguirlo", explicó Makhmalbaf, quien actualmente vive en el exilio con su familia.

Así lo afirmó durante una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de la proyección de su película 'Buda explotó por vergüenza' que se presenta en la institución académica coincidiendo con el Día Internacional del Cooperante, y en la que también intervinieron el director del Centro de Cooperación al Desarrollo (CCD) Fernando de los Ríos de la UIMP, Javier Rodríguez, y la directora del Área de Cooperación para el Desarrollo de la Universidad de Cantabria (ACOIDE), Yaelle Cacho.

La autora de la película 'Buda explotó por vergüenza' explicó que durante el proceso electoral de 2009 el Gobierno de Jomeini y Ahmadineyad "se dedicó a matar gente en las calles para presionar a los que querían votar a otro candidato más democrático". "Miles de personas fueron encarceladas y torturadas o tuvieron que marchar al exilio", añadió.

La joven cineasta -hija de los realizadores Mohsen Makhmalbaf y Marziyeh Meshkini y hermana de la también directora Samira Makhmalbaf- explicó que esta situación de destierro afecta a todos los miembros de su familia, que han rodado alrededor de cuarenta películas, que se encuentran censuradas en Irán actualmente. En este sentido, Makhmalbaf apuntó que ha tenido que rodar en países como Afganistán o Francia porque "era imposible" obtener los permisos en Irán. "Lo que me pasa a mi le pasa a toda mi familia", narró la directora.

"La dictadura en mi país no es solo contra los ciudadanos, sino también contra los animales", declaró Makhmalbaf, por lo que rodó un corto titulado 'Doggie Life', como protesta contra el modo en que el Gobierno trata a los animales de compañía.

En cuanto a su ópera prima, que rodó con dieciocho años y que obtuvo multitud de premios en festivales de todo el mundo, la cineasta explicó que 'Buda explotó por vergüenza' no es una película "política" sino una reflexión sobre "los niños y su vida después de un conflicto armado".

La directora aseguró que quiso retratar el "ambiente de violencia" en Afganistán después de cuarenta años de "matanzas y guerras". "La violencia se convirtió en parte de la vida corriente de los niños, que la veían como algo normal y jugaban entre ellos a matar", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies