Cofares presenta un decálogo para destacar la importancia del farmacéutico en la "seguridad" de los pacientes

Yolanda Tellaeche y Julio Sánchez Fierro
Europa Press
Actualizado 04/09/2015 13:14:15 CET

Vicepresidente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad advierte de que la e-salud en España "adolece de problemas de regulación"

SANTANDER, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Formación Cofares ha presentado este viernes en Santander un decálogo que busca destacar la importancia del farmacéutico en la "seguridad" y "garantía" sanitaria en el acceso a los medicamentos por parte de los pacientes y para que estos tengan "visibilidad" precisamente de la labor que realizan las oficinas de farmacia.

Según ha explicado la directora del Instituto de Formación Cofares, Yolanda Tellaeche, en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), al paciente "no le llega información" de este trabajo de los farmacéuticos y ha valorado que "lo que la realmente necesita la farmacia comunitaria es tener planteamientos estratégicos y proyectos posibles e implantables en su quehacer diario".

Así, ha defendido que el decálogo elaborado por el consejo asesor del instituto está formado por contenidos "muy sólidos" y recoge propuestas como la adquisición de los medicamentos y productos sanitarios a distribuidores y laboratorios farmacéuticos "legalmente establecidos"; una colaboración con el sistema de farmacovigilancia; la creación de alertas sanitarias o la dispensación bajo supervisión "siempre" de un farmacéutico que "garantice un uso correcto" del medicamento.

Asimismo, el documento, que forma parte de la 'Propuesta estratégica para la farmacia del siglo XXI' de Cofares, propone que una dispensación "personalizada e informada" de los medicamentos; que se garanticen los servicios de atención farmacéutica en los núcleos donde exista una farmacia y que al farmacéutico ayude a los pacientes que usen medicamentos con "dispositivos complejos" como inhaladores, insulinas u hormonas.

Este decálogo se hará llegar el documento a los representantes de los farmacéuticos y a las consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas.

Cofares confía en que "espera" que "a la Administración le interese" y ha reconocido que si ésta "no abre la puerta" a que las farmacias comunitarias sean "potentes", el proyecto "no será más que una idea bonita".

Del mismo modo, se ha referido el llamado 'Proyecto FISA, con el que el Instituto de Formación Cofares quiere "mejorar la accesibilidad" de los pacientes a los recursos sanitarios y para que "no tengan que buscar por miles de páginas" la información sanitaria que necesite.

"ESCRUPULOSO RESPETO" A COMPETENCIAS DE CADA COLECTIVO SANITARIO

Preguntada sobre si el colectivo de enfermería puede considerar como una "revancha" este tipo de ayudas en el uso de "dispositivos complejos", ha asegurado que "los dos colectivos --enfermeros y farmacéuticos-- son tremendamente necesarios y complementarios".

"No veo en absoluto que tenga que haber ningún problema", ha opinado Tellaeche, quien también ha asegurado que los farmacéuticos "están dispuestos a compartir y hacerse entender" para que el resto de profesionales sanitarios "entienda" cuáles son las competencias de las farmacias.

En este sentido, el vicepresidente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Julio Sánchez Fierro, ha insistido en la "cultura colaborativa" que defiende el instituto porque "todos los profesionales sanitarios hacen falta para conseguir una buena atención sanitaria de los pacientes" desde "un escrupuloso respeto" de las atribuciones y competencias que le corresponde a cada colectivo.

LA E-SALUD EN ESPAÑA "ADOLECE DE PROBLEMAS DE REGULACIÓN"

Preguntados ambos por la posibilidad de que los farmacéuticos comunitarios tengan acceso a parte de la historia clínica digital de los pacientes, a lo que se refirió este jueves el director general de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) y Farmacia, Agustín Rivero en la UIMP, Tellaeche ha opinado que además del historial farmacológico, el farmacéutico "tiene que conocer algunos parámetros" de salud y de la evolución clínica y patológica de los pacientes.

Con ello se conseguiría, a su juicio, que el farmacéutico tenga una "correcta" visión del paciente. "Está claro que sin eso no le podemos pedir el farmacéutico que intervenga" en el proceso médico.

Al mismo tiempo, considera que "una de las aplicaciones clave" es que el farmacéutico tenga un lector de la tarjeta sanitaria del paciente para tener acceso a su historia de salud.

"Y voy mas allá porque soñar es gratis y además es muy bonito, A mí también me gustaría que desde la farmacia se pueda contribuir a la actualización y a introducir datos en esa carpeta de salud", ha reivindicado, de forma que "no se pierdan datos" sobre la salud del paciente con respecto a pruebas hechas en la propia farmacia.

Mientras, Sánchez Fierro ha aclarado que este acceso "no quiere decir que todo el contenido" de la historia clínica "sea de interés para el farmacéutico porque no tiene por qué asumir otros cometidos que son poco relevantes para su propio trabajo".

Además, ha advertido de que la e-salud española "adolece en este momento de problemas de regulación, falta una gobernanza en el Sistema Nacional de Salud (SNS)" relativa a la gestión de herramientas "tan importantes" como esta historia clínica.

En este sentido, aunque ha señalado que "hay un recorrido hecho" con respecto a la tarjeta sanitaria digital, "faltan millones de historias clínicas por digitalizar", por lo que "la primera preocupación" es que esta digitalización se realice con una "idea de fondo", en referencia a "tener disponibles todos los datos reunidos" y que cada agente sanitario "tenga acceso a los que sean relevantes" para su trabajo.