El Colegio de Farmacéuticos se adhiere a la celebración del Día Mundial Sin Tabaco

Tabaco, Ley Antitabaco, Fumar
EUROPA PRESS
Actualizado 30/05/2011 19:10:56 CET

SANTANDER, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria se ha adherido a la celebración, este martes, del Día Mundial sin Tabaco, para cuya conmemoración de este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elegido como tema el Convenio Marco para el Control del Tabaco.

Este convenio es el primer tratado que se ha negociado bajo los auspicios de la OMS. Aunque está en vigor solo desde 2005, el Convenio, que cuenta con más de 170 Estados Partes, ya se ha convertido en uno de los tratados que más rápida y ampliamente se han adoptado en la historia de las Naciones Unidas.

Este tratado reafirma el derecho de todo ser humano al goce del grado máximo de salud y confiere una nueva dimensión jurídica a la cooperación en la esfera del control del tabaco.

Por este motivo, la presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cantabria, Marta Fernández-Teijeiro alerta de las consecuencias que conlleva este hábito, que es responsable de la muerte de uno de cada diez adultos en todo el mundo.

Según datos aportados por la OMS, a pesar de que el tabaco es la primera causa de muerte evitable, cada año más de 5 millones de personas mueren en el mundo por motivos asociados al consumo de tabaco y a la exposición al humo de tabaco ajeno, más que las muertes provocadas por la tuberculosis, el VIH/SIDA y el paludismo juntos.

El Día Mundial Sin Tabaco se ha diseñado para destacar la importancia general del convenio y hacer hincapié en las obligaciones en virtud del convenio.

CONVENIO MARCO

El Convenio Marco para el Control del Tabaco confiere obligaciones legales a los países firmantes que se han adherido formalmente: proteger las políticas de salud pública contra los intereses de la industria tabacalera; adoptar medidas fiscales para reducir la demanda de tabaco; proteger a la población de la exposición al humo de tabaco; regular el contenido de los productos de tabaco y regular el empaquetado y etiquetado de los productos de tabaco; advertir a las personas sobre los peligros del tabaco.

También incluye prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio de los productos de tabaco; ofrecer a las personas ayuda para poner fin a su adicción al tabaco; controlar el comercio ilícito de productos del tabaco; prohibir la venta de tabaco a menores y dar alternativas de apoyo viables al cultivo del tabaco.

Este Convenio reconoce también la importancia de la cooperación internacional y de la ayuda a los países con rentas bajas y medias para que puedan cumplir las obligaciones suscritas.

Por ello la campaña se centrará en el mensaje de que los países deben aplicar plenamente el Convenio para proteger las generaciones presentes y futuras contra las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo de tabaco y la exposición al humo del tabaco.