La compraventa de viviendas cayó un 24% en Cantabria en 2008 y las cuotas de las hipotecas se encarecieron un 2,62%

Actualizado 24/02/2009 17:12:31 CET

Los cántabros tienen que destinar el 44% de su sueldo al pago del crédito, unos 704 euros al mes

SANTANDER, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La compraventa de viviendas cayó el pasado año en Cantabria cerca de un 24 por ciento, mientras las cuotas mensuales de las hipotecas, en cambio, se encarecieron un 2,62 por ciento y superan ya los 700 euros. Estos son algunos de los datos que refleja la última Estadística Registral Inmobiliaria, que acaba de publicar el Colegio de Registradores.

La estadística, recogida por Europa Press, revela que el pasado 2008 se vendieron en la región 9.069 viviendas, lo que supone un descenso del 23,96 por ciento en relación al año 2007. El comportamiento del mercado inmobiliario cántabro fue por tanto algo mejor que el del español, ya que en el conjunto del país se registró un descenso del 28,8 por ciento.

En Cantabria, la caída de las ventas se sintió sobre todo en el mercado de vivienda usada, con 3.779 compraventas en 2008, un 38,96% menos; y en menor medida en la vivienda nueva, que registró 5.290 operaciones, un 7,78 por ciento menos.

Pese a todo, todavía más del 41 por ciento de las viviendas que se compran en la región son usadas, mientras que el 53,51% de las compraventas fueron de vivienda nueva (menos de dos años de antigüedad) y un 4,82% de vivienda protegida.

Por lo que respecta a los créditos hipotecarios suscritos el pasado año, los Registradores constatan que se pide menos dinero, pero la cuota mensual es más cara.

CUOTAS Y CONDICIONES

Así, en 2008 los cántabros solicitaron un préstamo medio de 124.133 euros para la compra de vivienda, un 2,81 por ciento menos que en 2007. Sin embargo, su cuota mensual supera los 704 euros, lo que supone un aumento del 2,62 por ciento.

Para hacer frente a esas cuotas mensuales, los cántabros deben destinar el 44,17 por ciento de su salario --un 0,74% menos que en 2007--, un dato que les sitúa por debajo de la media nacional, ya que en España lo normal es destinar el 47,66 por ciento del sueldo al pago de la hipoteca, en concreto, 829 euros.

Por lo que se refiere al tiempo necesario para amortizar todo el préstamo, en el caso de Cantabria hace falta una media de 312 meses (26 años), nueve menos que en el resto de España, donde se necesitan 321 meses.

En cuanto a los tipos de interés, el 98,73 por ciento de los cántabros optaron por los variables, principalmente el Euríbor (el 89,41% de las hipotecas fijaron este tipo de referencia) y en menor medida otros tipos variables (5,92%) y el IRPH (3,4%).

Por entidades, las cajas de ahorro concentraron el 61,37 por ciento del volumen hipotecario contratado, los bancos alcanzaron el 33,62% y otras entidades concedieron el 5,01% restante del importe hipotecado. Cantabria es una de las regiones donde las cajas de ahorro cobran más protagonismo a la hora de conceder las hipotecas, sólo por detrás de Castilla La Mancha, donde las cajas representan el 62,55 del volumen hipotecario.