La concesionaria de la OLA niega las "irregularidades" denunciadas por CC.OO

Actualizado 11/05/2012 23:23:23 CET

Afirma que la empresa sólo ha recordado a los trabajadores cuál es su función y cómo actuar cuando un vehículo excede su tiempo de aparcamiento

SANTANDER, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Setex-Aparki, concesionaria del servicio de O.L.A. en Santander ha negado este viernes que existan las irregularidades en la gestió que ha denunciado Comisiones Obreras.

En un comunicado, ha defendido que la empresa ordena a sus trabajadores que denuncien los incumplimientos que observen de la ordenanza en vigor porque "este es su cometido".

Según ha señalado, la función de los controladores consiste en supervisar el cumplimiento de la ordenanza denunciando a los posibles infractores.

A su juicio, la supuesta "denuncia de irregularidades" por parte de CC.OO supone en realidad poner de manifiesto "una obviedad y resaltar la buena labor que nuestra empresa realiza gestionando dicho servicio público".

En concreto, ha recordado que las denuncias a aquellos usuarios que dejan el vehículo estacionado por más tiempo que el abonado en el parquímetro pueden ser anuladas en el parquímetro siempre que se haga antes de haber transcurrido el 50% del tiempo adquirido, abonando una tasa de 2,7? lo que --ha dicho-- "supone una gran ventaja" para los usuarios que llegan unos minutos tarde a mover su vehículo o a renovar el ticket, ya que de lo contrario se verían obligados a pagar una cuantiosa sanción.

Ha explicado que, de un tiempo a esta parte, la dirección de la empresa había venido observando que algunos controladores, "de forma unilateral", venían concediendo un "plazo de gracia" a los usuarios a los que les vencía el ticket.

Según ha aclarado, se trata de algo que "no está previsto" en la normativa por lo que dichos trabajadores "incumplían su cometido y obligaciones pensando que de esa forma hacían más fácil su labor".

A juicio de la empresa concesionaria de la OLA en Santander, al margen del "grave incumplimiento" de sus funciones que ello suponía, esta conducta en muchas ocasiones provocaba que, al transcurrir demasiado tiempo desde que se detectaba el exceso hasta que se realizaba el aviso de denuncia, el usuario tenía demasiado poco tiempo para anularla en el parquímetro lo que provocaba que dichos usuarios tuviesen que hacer frente a la multa cuando, si los controladores hubiesen actuado con más diligencia, podrían haberla evitado cancelando la denuncia en el tiempo permitido para ello.

Por este motivo, la empresa ha explicado que, para evitar este tipo de situaciones, ha recordado a los trabajadores cuál debe ser su función y cómo deben actuar en los casos en los que detecten que un vehículo ha superado el tiempo permitido.

Por otra parte, ha señalado que las relaciones laborales en la empresa son "correctas" y no existe "ningún conflicto laboral tal y como deja entrever el comunicado aludido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies