Consumidores denuncia que los recortes "castigan" a los ciudadanos con menos recursos

Imagen De Una Gasolinera
EUROPA PRESS
Actualizado 24/02/2012 18:17:18 CET

UCC cree que son medidas "puramente recaudatorias y facilonas"

SANTANDER, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Consumidores de Cantabria (UCC) considera que las medidas fiscales y de ajuste anunciadas por el Gobierno cántabro "son puramente recaudatorias y facilonas, que tienen como único objetivo recaudar entre quienes menos tienen, y entre quienes además habrán de soportar una merma considerable en los servicios públicos que tienen derecho a recibir y por los que pagan los impuestos correspondientes (los viejos y los nuevos)".

Para UCC, las medidas fiscales de recaudación adoptadas, particularmente el llamado 'céntimo sanitario' y el encarecimiento del canon de saneamiento "gravan injustificadamente a los ciudadanos usuarios que son, precisamente quienes soportan el coste de la crisis y se ven aguijoneados por sus efectos", considera el coordinador de UCC Francisco Bautista.

En este sentido, la asociación denuncia que "no es de recibo" que un canon que va destinado a sufragar el coste del saneamiento de las aguas -"y que ya era injusto antes de su encarecimiento"-, se vea incrementado "por motivos ajenos al coste de dicho encarecimiento, por mucha necesidad recaudatoria que exista".

"Si al menos el sobre oste que se obtiene fuera destinado a garantizar la prestación de servicios públicos básicos, tendría un pase, pero al mismo tiempo se recortará la atención sanitaria y la educacional", añade.

UCC incide en que el encarecimiento del precio del combustible lo soportará directamente el consumidor. "Los transportistas y otros sectores, al menos, podrán ver devuelto ese importe, aunque lo tengan que soportar de entrada. Esto significa que se encarecerán los productos de primera necesidad con los que nos abastecemos todos los días, desde la humilde barra de pan, hasta la camisa que llevamos puesta. Y ese encarecimiento del producto al consumidor no se lo va a devolver nadie", explican.

"Antes al contrario y como decíamos: El único papel del consumidor español, como el del trabajador, es pagar y pagar más impuestos, ver mermados los servicios que recibe por ellos y dar las gracias porque es por su bien. Esto mientras sus sueldos se congelan, se reducen o se van al paro, y con lo que le quede a pagar más por recibir menos", denuncia la organización de consumidores en un comunicado.

UCC se pregunta por qué razón se priman a determinados sectores económicos y empresariales, mientras que las consecuencias de la crisis las soporta el ciudadano corriente.

"Un ejemplo: Para "agilizar" la justicia se nos quita o se nos va a quitar de un plumazo la posibilidad de casarnos o separarnos en el Juzgado, o de celebrar una conciliación judicial, trámite sencillito y hasta ahora gratuito. Estos trámites habrá que realizarlos ahora ante Notario y pagándolos el consumidor de su bolsillo. Esto para beneficiar a un sector profesional que obtuvo pingües beneficios en la época del ladrillazo escriturando y escriturando terrenos y al que ahora hay que hacer llegar ingresos por otro lado", valora UCC.

"¿Es esto un hecho aislado o es reflejo de una situación general y futurible?" -se pregunta la Unión de Consumidores de Cantabria- "Mucho nos tememos que sea esto último, y que mientras a determinados estatus se les beneficia o se les protege, o se les consiente todo (bancos, notarios, grandes fortunas, grandes empresas, etc.), quien haya de pechar con las consecuencias de la crisis sea el consumidor, el ciudadano, el trabajador. El de siempre", concluye el comunicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies