CSI-F exige al Gobierno que rechace el ERE de Teka y apoya las movilizaciones de los trabajadores

Actualizado 25/01/2012 14:09:58 CET

SANTANDER, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El sindicato CSI-F ha manifestado que rechaza "absolutamente" el expediente de regulación de empleo (ERE) de la empresa Teka y ha exigido a los gobiernos regional y nacional que no se permita su tramitación en los términos en los que lo plantea la empresa.

Según CSI-F, permitir el ERE supondría el "abaratamiento injustificado" del despido de unos trabajadores que, en caso de que se dé luz verde al expediente planteado por la empresa, percibirían unas indemnizaciones "muy inferiores" a los 45 días por año que les corresponden.

El sindicato señala en un comunicado que todas estas cuestiones han sido trasladadas a los grupos parlamentarios, al alcalde de Santander y a la directora general de Trabajo del Gobierno de Cantabria, a quien CSI-F exige "una solución contundente y una implicación real, más allá de las palabras".

CSI-F apoya "totalmente" las iniciativas y movilizaciones de los representantes de los trabajadores, y destaca que el ERE "impuesto" por la empresa pretende "mejorar" una cuenta de resultados, trasladando la producción a otros países con "menor" coste de personal. "Por ello, debe ser rechazado y paralizado", subraya.

A juicio del sindicato, es "inaceptable" que pretenda justificarse el expediente con "pérdidas" de la empresa, cuando en 2010 ha cerrado el ejercicio con "4,5 millones de euros de beneficio".

Recuerda que el sector "más importante" de la empresa -el que constituye el I+D, auténtico motor de expansión de toda empresa moderna- será trasladado a otro país, con las "consecuencias desastrosas" que a medio plazo tendrá para el desarrollo de la actividad.

Se trata de un ERE "impuesto", reitera, "toda vez que la empresa tiene decidido de antemano las medidas a adoptar sin que se haya permitido, a la parte social, la negociación de las mejores condiciones para los trabajadores".

Tras precisar que, a pesar de que el capital de la empresa sea alemán, la tecnología y el personal son españoles, realizándose en Cantabria toda la investigación, reitera que es "inadmisible" que se traslade la fabricación de cocinas a Turquía cuando, en la actualidad, dicho país "no cuenta" con la tecnología suficiente para fabricar las de inducción y vitrocerámica. Como "paso intermedio", añade, se trasladará temporalmente a Italia, con una coparticipación del 60/40% del capital por medio de una empresa italiana.

CSI-F considera por último que "no resulta admisible" que se "maquillen" unos resultados económicos para reflejar que estos son "negativos" al imputarse a Teka, como empresa matriz, "las pérdidas de otras ramas del propio grupo empresarial".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies