Cuatro autobuses de Cantabria se unen a la 'marcha blanca'

Ganaderos cántabros en la 'marcha blanca'
ASAJA
Actualizado 04/09/2015 14:13:30 CET

SANTANDER, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cuatro autobuses de Cantabria completos y varios turismos han partido a las tres de la madrugada de varios puntos de la región para participar en la 'marcha blanca', una concentración de ganaderos de toda España frente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) para intentar poner fin a la crisis del sector lácteo.

Así lo ha informado Asaja Cantabria en un comunicado, en el que ha precisado que los manifestantes han comenzado su marcha en la calle de Aniceto Marinas y han caminado unos siete kilómetros hasta llegar al Ministerio de Agricultura.

Se han concentrado a las puertas del MAGRAMA y han reclamado un precio digno para la leche. Tras unos minutos, la ministra, Isabel García Tejerina, ha accedido a atender a los ganaderos y algunos representantes le han entregado las propuestas "para que no extinga el sector lácteo en España".

El portavoz de la 'marcha blanca' en Cantabria y presidente de ASAJA, Pedro Gómez, ha aplaudido el empeño de los ganaderos cántabros y de todo el territorio por trasladarse a Madrid "con todos los problemas que supone delegar las labores de una explotación". "Sé que muchos más querían estar aquí con nosotros, pero no todos pueden encontrar a alguien que atienda su ganado en una jornada completa", ha indicado, destacando al respecto que Cantabria está "muy bien representada".

Ganaderos de distintas zonas de España han querido manifestarse en la capital para mostrar su desesperación porque sus explotaciones desaparecerán con la actual política de precios, afirman.

"Los profesionales del campo no pueden seguir vendiendo por debajo del coste de producción", sostienen y por eso exigen al Ministerio de Agricultura y al Gobierno central que tomen medidas urgentes puesto que las anunciadas hasta ahora por García Tejerina son, a su juicio, "cortoplacistas, ambiguas y sesgadas".

"No se ha ayudado con contundencia a un sector que se asfixia desde la desaparición de las cuotas en abril de este año. A pesar de ser un pilar económico en contribución al PIB español, el Gobierno ha lanzado falsas esperanzas y asiste a reuniones en Bruselas que no dan una solución", han concluido.