Deniegan los 87.300 euros que reclamó una mujer por sufrir un shock anafiláctico en una clínica

Actualizado 03/07/2012 15:17:03 CET

SANTANDER, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cantabria ha desestimado un recurso de apelación de una mujer alérgica a la penicilina que pedía 87.292 euros por haber sufrido un shock anafiláctico en una clínica privada tras administrársele un medicamento.

La Audiencia confirma así la sentencia del Juzgado de Primera instancia número 6 de Santander e impone las costas del proceso a la mujer, que esgrimió siete motivos en su apelación.

Así, argumentaba que el juez de primera instancia había prescindido del informe del perito contratado por ella, lo que la Audiencia rechaza argumentado que se concedió más crédito al perito judicial por su independencia y mayor cualificación.

La apelante sostiene que si no hubiera ingresado en la clínica, el medicamento se le hubiera administrado por vía oral, con lo que hubiese tenido una reacción anafiláctica y no un shock. Sin embargo el perito judicial afirma que la reacción hubiera sido "idéntica" por cualquier vía.

Igualmente alega que la decisión de trasladarla a otro hospital "con riesgo vital innecesario" constituye una negligencia, lo que rechazan los magistrados porque la decisión resultó "acertada" y no se tradujo en "daño alguno".

También se rechaza que hubiera errores de interpretación de la clínica y se mantiene que no era "razonable" sospechar en un primer momento que el shock fuera anafiláctico. Y por lo que respecta a la administración del medicamento, la aparición de este shock es "de carácter excepcional, imprevisible e inevitable", además de que su elección era la "mejor solución" para una paciente alérgica a la penicilina.

Finalmente, la mujer pedía que no se le impusieran las costas de la primera instancia por presentar el caso "dudas de hecho", pero los jueces consideran que éstas no son "tan intensas" para "merecer ese perdón".