Denuncian a Policía Local por su actuación para multar por tener perros sueltos

Publicado 16/01/2018 13:51:47CET

SANTANDER, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una mujer sancionada por la Policía Local de Santander por tener a su perra suelta en la plaza Juan Carlos I ha interpuesto una denuncia contra el cuerpo municipal por la actuación de agentes para multarle tanto a ella como a otro joven que tenía también su mascota sin atar y al que uno de los agentes "agredió".

La denuncia se conoce un día después de que la Policía Local informase en un comunicado que ha denunciado al propietario de un perro, al que sancionó el pasado 3 de enero por tener a su perro suelto en la citada plaza, por grabar la intervención policial y colgarla en redes sociales generándose insultos y amenazas contra los efectivos actuantes.

La Policía en su comunicado de ayer señalaba que, en aquella intervención para sancionar a dos personas por tener sus perros sueltos, esas personas actuaron con "menosprecio, faltas de respeto hacia los agentes y con alteración del orden público".

Pero la mujer contradice la versión de la Policía Local, contra la que interpuso denuncia el mismo 3 de enero por la que, en su opinión, fue una intervención "desproporcionada" para interponer una multa y en la que uno de los agentes acabó agrediendo al otro chico.

En la denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press y que fue interpuesta ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Santander, la mujer indica que ella y el otro chico tenían a su mascotas sueltas en una zona de césped y llegaron dos agentes que, "de malas formas, gritando y sin acercarse", les gritaron "con chulería y soberbia" para que amarrasen a los canes.

Relata que ella amarró a su perra y la llevó a casa pero, cuando volvió a bajar para acudir a trabajar, le volvió a abordar uno de los agentes. "Se me tira encima y, de una manera chulesca, me pide el DNI porque dice que me va a denunciar por tener a la perra suelta mientras me coge del brazo y me increpa", indica la mujer, que asegura que ella replicó al agente que le tenía que haber multado cuando estaba en el lugar con la perra suelta.

Esta mujer no sólo hace referencia al trato que ella recibió, sino que también hace hincapié en que ese mismo agente tuvo contra el otro chico que tenía el perro suelto y que, ante esa intervención "desproporcionada", comenzó a grabar con su teléfono móvil.

Según la denuncia, cuando el agente vio al joven grabar, "me tiró mi carné al suelo para ponerse a agredir al chico", algo que ella tacha como un "acto demencial" y que, además, detalla que no quedó ahí porque los efectivos actuantes pidieron refuerzos reuniéndose en el lugar "como 20 policías locales, nacionales y de movilidad", que cortaron la calle "en un despliegue monumental".