El derribo de los tres primeros edificios de la integración ferroviaria se licitará por 402.000 euros

Publicado 11/07/2017 16:04:35CET

SANTANDER, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El derribo de los tres edificios de ADIF en la calle Castilla con los que se iniciará la liberación de espacios ferroviarios saldrá a licitación en los próximos días por un presupuesto cercano a los 402.000 euros.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este martes el expediente para la contratación de los trabajos y ha autorizado el gasto necesario para acometer la demolición, que permitirá liberar 1.500 metros cuadrados para uso ciudadano, como anticipo de los 45.000 metros que abarca la primera fase de la integración ferroviaria.

El derribo de estos tres edificios se realizará de manera gradual y en coordinación con ADIF, para mantener en todo momento la prestación del servicio ferroviario sin alteraciones ni interferencias, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, ha dicho que "estos trabajos suponen el arranque material de un proceso que va a permitir sumar nuevos espacios libres para todos los santanderinos y, en especial, para los residentes en el entorno".

Según ha señalado el concejal, esto se traducirá en mayor calidad de vida para los vecinos de Castilla-Hermida, un barrio que se encuentra en transformación, con la reciente incorporación de un paseo marítimo, un carril bici y de una conexión peatonal con la calle Alta, a los que se ha sumado también la mejora realizada en el Parque de La Marga.

DESARROLLO DE LOS TRABAJOS

En los próximos días se publicará la licitación de los trabajos en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) y se abrirá un plazo de 26 días naturales para que las empresas puedan presentar sus ofertas.

Los trabajos de derribo comenzarán por el edificio situado en el número 18-A de la calle Castilla, destinado en su día a residencia de vacaciones y en la actualidad desocupado. Se trata de una construcción de unos 324 metros cuadrados y el plazo para su demolición será de dos meses.

A continuación, se abordará el derribo de la antigua nave de mantenimiento (en el número 18-C), de 245 metros cuadrados, que llevará aproximadamente otro mes.

Por último, se acometerá el derribo del edificio ubicado en el 18-B, destinado actualmente a oficinas y que deberá ser desalojado previamente. El plazo previsto para la demolición de este último edificio, que tiene una superficie de unos 600 metros cuadrados, será de cuatro meses.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies