Desarticulan un grupo dedicado al robo en estaciones de Feve en Cantabria y Asturias

Operación Balastrera
GUARDIA CIVIL
Actualizado 27/03/2018 14:34:23 CET

SANTANDER, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido a seis hombres naturales de Rumanía que integraban un grupo criminal dedicado al robo en máquinas de venta de billetes de viaje ubicadas en estaciones de Feve de Cantabria y Asturias, causando un perjuicio económico cercano a los 200.000 euros. Cinco de los acusados han ingresado en prisión.

A los detenidos se les considera autores de, al menos, 14 robos estaciones de ambas comunidades, que llevaban a cabo por la noche, así como de otros dos en un bar de Oñate (Gipuzkoa) y un estanco en Izarra (Álava). Los acusados no tenían trabajo conocido, llevaban un alto ritmo de vida y dos de ellos tenían programado marcharse a Dubái y Rumanía.

La investigación continúa abierta, ya que durante los años 2016 y 2017 se produjeron en el País Vasco otros 14 robos de este tipo en los que se intenta comprobar la posible implicación de los detenidos, ha informado fuentes del Cuerpo.

La operación, denominada 'Balastrera', ha supuesto cuatro meses de investigación y, además del coste económico para la compañía, --la mayor parte del mismo por daños y unos 40.000 euros en dinero sustraído de las máquinas expendedoras--, ha producido perjuicios a numerosos viajeros, ya que al producirse los robos en horario nocturno, no podían adquirir los billetes por la mañana.

INVESTIGACIÓN

Los robos comenzaron a investigarse a principios de diciembre de 2017 en Cantabria, al tener constancia la Guardia Civil de que los autores, accedían a los vestíbulos de las estaciones y forzaban las máquinas expendedoras de billetes para apoderarse de la recaudación, unos hechos que se han venido produciendo hasta mediados de este mes de marzo.

También se comprobó que en este periodo se estaban produciendo en Asturias el mismo tipo de robos, y que en el País Vasco se habían registrado con anterioridad 14 robos, por lo que se sospechó de la autoría de un grupo organizado.

Al tiempo que se investigaban los robos se montaron diferentes operativos de vigilancia para sorprender a los ladrones, consiguiendo de esta forma información de personas y vehículos sospechosos.

Con esos datos, se pudo llegar a un grupo de hombres asentados en Vizcaya que disponían de una amplia infraestructura de vehículos, garajes y trasteros, donde se suponía podían esconder herramientas y otros efectos presumiblemente dedicados a los robos.

Además, se averiguó que planificaban los robos consultando en internet la ubicación de las estaciones, a las que se desplazaban para comprobar las medidas de seguridad existentes.

Una vez fijado el objetivo, accedían de madrugada a la estación reventando las persianas metálicas y forzando las máquinas autoventa para apoderarse de la recaudación.

ALTO NIVEL DE VIDA

Las investigaciones realizadas permitieron conocer que los sospechosos no tenían trabajo conocido, pero ostentaban un alto nivel de vida y acudían a salones de juegos, donde uno de ellos perdió en un día más de 1.000 euros.

Por otro lado, se averiguó que dos de los integrantes del grupo tenían intención de abandonar España, uno marchándose a Dubái y otro a Rumanía, lo que hizo adelantar la explotación de la operación.

Finalmente, y de manera coordinada, la pasada semana los agentes actuaron en Bilbao y Galdakao, realizando las seis detenciones, cinco registros domiciliarios y otros tres en garajes y trasteros.

En los registros se encontraron diferentes efectos relacionados con los robos, así como dinero en efectivo, todo en monedas.

La investigación está dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Santander, que decretó prisión para cinco de los detenidos. La operación está siendo desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Cantabria, con el apoyo de la UOPJ de Vizcaya.