Dos años por apropiarse y robar más de 100.000 euros en madera

Publicado 10/05/2016 16:52:18CET

   SANTANDER, 10 May. (EUROPA PRESS) -

   La Audiencia Provincial ha condenado a dos años de cárcel al acusado de apropiarse de 80.000 euros en madera y de robar otros 20.000 a través de la sociedad Vela Forestal, de la que era administrador único, y que pertenecían a la empresa Torrespapel.

   El juicio contra J.V.S. se celebró el pasado 4 de abril en la Sección Primera de la Audiencia Provincial , en el complejo judicial de Las Salesas, y para el acusado la Fiscalía pidió dos años y medio de prisión, seis meses más de lo que se le ha impuesto.

   En la sentencia, de fecha 2 de mayo, se considera probado que J.V.S. el 24 de octubre del 2012, en su calidad de administrador único de la mercantil Vela Forestal, suscribió contrato de arrendamiento de servicios con la sociedad Torrespapel en virtud del cual se obligaba a prestar sus servicios selvícolas y forestales (corta, desembosque, carga, limpieza) a petición de esta última, que será la que determine los servicios a prestar en cada momento.

   El 15 de noviembre del 2012, Torrespapel adquirió de la Junta Vecinal de Caranceja la madera de eucalipto glóbulus en pie de la finca 'Rucao', sita en el término municipal de Mazcuerras, y encargó al imputado la corta de la misma y su traslado a la fábrica.

   Según la sentencia, el acusado dio cumplimiento inicial al encargo, hasta mayo del 2013, momento en el cual --dice la resolución--, "guiado por el ánimo de obtener un enriquecimiento injusto", no entregó 1.320 metros cúbicos tasados en casi 43.000 euros de madera que incorporó a su patrimonio.

   Se señala que, a su vez, "y persistiendo en idéntico ánimo", el acusado durante junio del 2013, con "similar intención" procedió a talar 1.150 metros cúbicos de madera de eucalipto de la finca 'Aldea' de Suances, valorados en más de 37.000 euros, y 630 metros cúbicos de la finca 'Roja' de Valdáliga, valorados en más de 20.000, haciéndola suya "a sabiendas de que la misma había sido adquirida previamente por la empresa Torrespapel y sin que esta le hubiera encargado la realización de tales labores".

   En la sentencia se señala que el importe total de la madera que fue objeto de las anteriores operaciones asciende a casi 101.000 euros.

   Por estos hechos, se le impone 8 meses de cárcel por un delito de apropiación indebida --el fiscal pedía un año-- y 16 por el de hurto, dos meses menos de los que reclamaba la Fiscalía.

   Además, se le condena a indemnizar de forma solidaria con la sociedad Vela Forestal en esos casi 101.000 euros, más intereses, del importe de la madera objeto de la apropiación indebida y del hurto, a la perjudicada, la empresa Torrespapel.

   También ha sido condenado a abonar las costas procesales, incluidas las de la acusación particular, que ejerce Torrespapel, que pedía para el acusado seis años de cárcel (3,5 por el de apropiación indebida al considerar que había habido abuso de confianza y 2,5 por el de hurto).

   Por el primero de los delitos reclamaba, además, que se le impusiera una multa de 1.800 euros.

   En el de hurto la acusación particular pedía que se le aplicara la agravante de reincidencia dado que el acusado había sido ya condenado por este delito en 2010 y condenado a 8 meses de prisión, pena que le fue suspendida en fecha en noviembre de 2010 por tiempo de dos años y cuya remisión definitiva es de ese mes de 2012, petición que se ha aceptado en la sentencia.

   También esta parte reclamaba la indemnización de los casi 101.000 euros más intereses con declaración de la responsabilidad civil directa y solidaria de la Compañía Vela Forestal S.L.

   Por su parte, la defensa de José Vela Sainz consideró que los hechos no eran constitutivos de delito ninguno e interesó la libre absolución, si bien con carácter subsidiario a los anterior interesó que fueran estimadas concurrentes las atenuantes de confesión y de dilaciones indebidas y que la pena fuera reducida en dos grados, reclamación que no ha sido aceptada.

   La sociedad Vela Forestal, presente en la causa como responsable civil directo y cuya abogada representaba también al acusado, pidió la absolución del acusado porque, aunque reconoce J.V.S. "adeuda una cantidad de dinero", ésta "no es resultado de la comisión de un ilícito penal".

   Esta parte mantenía que J.V.S. no concluyó el contrato firmado en octubre de 2012 con Torrespapel por "diversos problemas" con su empresa Vela Forestal.

   La sentencia, consultada por Europa Press, no es firme y contra ella cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies