Ecologistas en Acción advierte del impacto de nuevos encauzamientos en el Saja

Publicado 15/12/2016 17:48:30CET

SANTANDER, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción ha advertido del impacto de los nuevos encauzamientos en el Saja entre Ontoria y Villanueva de la Peña, en Cabezón de la Sal y Mazcuerras, que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha sacado a licitación en el marco de un proyecto de reparación de la margen derecha y adecuación del entorno del río, con un presupuesto de 331.655 euros y un plazo de ejecución de 13 meses.

El representante de EA Emilio Carrera señala en un comunicado de prensa que el plazo de presentación de ofertas concluyó el pasado 2 de diciembre y la apertura de las mismas en la sede la CHC en Oviedo tendrá lugar el día 20, mediante procedimiento abierto, de tramitación ordinaria, en el que se valorará como criterio de adjudicación el precio más bajo.

En su opinión, de esta forma se "volverá a ignorar, como ha ocurrido en otras obras y actuaciones sobre ríos y arroyos en Cantabria, las evaluaciones de impacto ambiental, la visión integral e interdisciplinar en el tratamiento de las cuencas hidrográficas, la necesidad de programas globales de restauración hidrológico-forestal en cabeceras y laderas, y la elaboración de un riguroso mapa de riesgos y prevención de inundaciones.

Para Carrera, esta nueva y "cuantiosa" inversión "tiene mucho que ver con los efectos de rebote que se están produciendo como resultado de los encauzamientos salvajes realizados aguas arriba durante las dos últimas décadas, que han acabado con la tradicional estructura meandriforme que existía anteriormente".

El ecologista denuncia que esas obras han reducido las formaciones de ribera y el bosque de galería -que constituían un colchón amortiguador de las grades avenidas- a una delgada línea arbolada o favoreciendo su total desaparición, y han contribuido a facilitar "un aumento espectacular de la velocidad de la corriente y a abrir brechas o inundar los terrenos y las fincas próximas".

Por último, advierte que "de seguir con los mismos criterios ingenieriles en el tratamiento de los ecosistemas fluviales, además de las emociones fuertes cada vez que se produzcan las crecidas e inundaciones a ver por donde se desborda el río o se rompen las escolleras, acabaremos convirtiendo todos los cursos de agua en puros canales de desague desde el nacimiento hasta la desembocadura".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies