Eduardo Rivas enfrenta la tradición y la modernidad de Japón en 'Tokioto'

Rivas, Ranea y Sordo delante de una de las imágenes de la muestra
EUROPA PRESS
Publicado 06/07/2018 13:02:35CET

SANTANDER, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El fotógrafo y artista Eduardo Rivas enfrenta la tradición y la modernidad de Japón en la muestra 'Tokioto', que se puede ver desde hoy en la Biblioteca Central de Cantabria y en la que a través de 54 fotografías plasma los matices de la cultura nipona.

La directora general de Cultura del Gobierno de Cantabria, Eva Ranea, junto al artista y el presidente de la Asociación de Coleccionistas de Arte Contemporáneo 9915, Jaime Sordo, ha presentado este viernes la exposición que se podrá ver hasta el 31 de agosto.

La muestra está organizada por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, en colaboración con la Embajada de Japón en España y la Fundación Casa Asia, y recopila la última obra expositiva de Rivas, Premio de Fotoperiodismo 2017.

A lo largo de las 54 imágenes, que son una selección de las "más de 40.000" realizadas por Rivas durante tres años recorriendo Japón, se ofrece un recorrido por el país nipón, buscando el equilibrio entre la tradición ancestral y la modernidad.

Durante este año 2018 se cumplen 150 años del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre Japón y España con el que se inician las relaciones diplomáticas entre nuestros dos países, y el Gobierno de Cantabria se ha propuesto contribuir a la celebración de esta efeméride con esta muestra expositiva.

Ranea ha asegurado que imágenes como éstas de Rivas nos ofrecen una visión de una sociedad y un país que, "aun pareciéndonos familiar en algunos aspectos, sigue sorprendiéndonos por sus originales formas de vida, así como por la riqueza de sus expresiones artísticas, que se nutren de la sabiduría y belleza de una de las culturas más antiguas de nuestra civilización".

También ha destacado que, a pesar de la lejanía geográfica entre España y Japón, existen puntos en común, entre ellos una cultura milenaria y un rico acervo tradicional que acerca a ambos países.

Por su parte, Eduardo Rivas ha asegurado que se trata de un trabajo hecho desde un punto de vista antropológico y artístico que le lleva a acercarse a las temáticas a nivel personal. Asimismo, ha subrayado la capacidad del arte para convertirse en "herramienta para difundir la cultura en diversas direcciones".

VIAJE A LA CULTURA JAPONESA

'Tokioto' es un proyecto expositivo de formato visual compuesto por una selección de fotografías impresas en papel de alta calidad. Se trata de un trabajo en el que el artista Eduardo Rivas nos propone un viaje a través de la imagen para conocer múltiples matices de la cultura japonesa.

Para diseñar este trabajo se han retratado diversos aspectos de la sociedad nipona que muestran, desde situaciones cotidianas a manifestaciones culturales ancestrales. La muestra fotográfica está constituida por 54 fotos seleccionadas de entre 40.000, obtenidas en tres años de viaje por el país.

De esta manera en un mismo proyecto fotográfico se ha conseguido plasmar con maestría la diversidad y esencia de este país. Como hilo conductor del trabajo, el creador nos presenta, desde un punto de vista antropológico, un paisaje social en el que se pone especial acento en el equilibrio existente entre tradición y modernidad.

El proyecto es el resultado de un trabajo de más de tres años de investigación fotográfica en el que Rivas se sumergió en la cultura japonesa para mostrarnos a través de su mirada los detalles más destacado y significativos.

Este proyecto ha sido concebido para crear un nexo de unión entre dos países apasionados por la cultura, y es por esto, por lo que se ha querido mostrar cómo un artista español, bajo el tamiz de su propia mirada que describe gráficamente la sociedad japonesa.

El coleccionista Jaime Sordo, que ha prologado el catálogo de la colección, ha destacado que el artista refleja el equilibrio entre tradición y modernidad, y ha puesto de relieve el papel del montaje de la misma que constituye "una obra más".

Por último, Sordo ha reivindicado el papel protagonista de la fotografía en el panorama artístico asegurando que ha sido una "bisagra" en el siglo XX, entre artes anteriores y las actuales.