Entra en vigor la Ley de suplemento de crédito para paliar los efectos de la sequía en Cantabria en el año 2005

Actualizado 31/07/2006 17:38:15 CET

Se concede un suplemento de crédito de diez millones de euros al objeto de financiar las ayudas a conceder a explotaciones agrarias

SANTANDER, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Hoy, lunes, 31 de julio, ha entrado en vigor la Ley de suplemento de crédito para financiar las ayudas destinadas a paliar los efectos de la sequía en Cantabria en el año 2005.

En virtud de dicha ley, el Gobierno Regional concede un suplemento de crédito de diez millones de euros al objeto de financiar las ayudas a conceder a explotaciones agrarias para reparar el perjuicio sufrido por la sequía del año 2005, que supondrá el incremento de la dotación de dos conceptos presupuestarios

Se trata del concepto denominado 'Indemnizaciones Catástrofes Naturales-A Empresas privadas', que se dota con 9.985.500 euros y el de 'Catástrofes Naturales-A Familias e Instituciones sin fines de lucro' con 14.500 euros.

Según recoge el preámbulo de esta norma, la climatología del año 2005 se caracterizó por una inusual falta de precipitaciones, lo que, unido a las altas temperaturas, provocó una situación de sequía generalizada que afectó gravemente a las producciones agrícolas de secano, incluidos los pastos.

Las consecuencias negativas que la sequía tuvo en el sector primario de Cantabria no pudieron evaluarse en su totalidad hasta el final del período productivo, el cual, en el caso de la producción pratense, coincide con la finalización del otoño.

Las pérdidas con respecto a la media de tres años anteriores con condiciones climatológicas normales son superiores al treinta por ciento en toda la zona costera, y al veinte por ciento en las zonas de montaña. Dichas pérdidas se pueden cuantificar para el caso de pastos y forrajes en el cincuenta por ciento en las zonas costera y media, y en el cincuenta y tres por ciento para la zona alta.

En otros cultivos, las pérdidas se pueden cifrar en el cuarenta por ciento para el caso de viveros al aire libre y del cuarenta y cinco por ciento para los cereales y productos de huerta al aire libre.

Ante esta situación, y con objeto de paliar en parte las pérdidas ocasionadas por la sequía, el Gobierno de Cantabria ha considerado necesario desarrollar, con carácter de urgencia, un sistema de ayudas a las explotaciones agrarias en función de su localización y actividad productiva.

Estas ayudas se materializarán con cargo a dos aplicaciones presupuestarias de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Cantabria para el año 2006, cuya dotación económica actual es "absolutamente insuficiente", puesto que las necesidades de dotación, basadas en las pérdidas sufridas y en los resultados de la anterior campaña de sequía de 2003, se elevan a diez millones de euros.

Por ello, y existiendo una necesidad no prevista en los Presupuestos, sin que sea posible su dotación a través de las restantes figuras de modificación presupuestaria, y dado que se trata de un gasto que no puede demorarse hasta el ejercicio siguiente, se ha aplicado lo establecido en la Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Cantabria para el año 2006, sobre suplementos de crédito.