España aspira a ocupar entre un 7 y un 10% de los cargos diplomáticos en el Servicio Europeo de Acción Exterior

Participantes en el encuentro
EP/UIMP
Actualizado 06/08/2010 17:14:15 CET

SANTANDER, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El diplomático y subdirector de Asuntos Institucionales para la UE del Ministerio de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha asegurado que España aspira a ocupar "entre el 7 y el 10 por ciento de los cargos para diplomáticos del recién creado Servicio Europeo de Acción Exterior". Se trataría de "unos 30 ó 40 de los casi 400 puestos".

"España va a desempeñar un papel relevante", pero ha de presentar "a los mejores", ya que no hay "puestos reservados ni cuotas", ha afirmado Dastis en rueda de prensa junto al embajador del Reino Unido en Portugal, Alex Ellis, y el titular de la Cátedra Jean Monet-IE y decano de la IE Law School, José María de Areilza Carvajal, que dirige el Seminario 'Poder y Derecho en la Unión Europea', organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

En este sentido, De Areilza ha puntualizado que, pese a la acción de este cuerpo de diplomáticos europeos, "las decisiones en materia de política exterior van a seguir tomándose por unanimidad", lo que conlleva "una dificultad" para alcanzar el consenso y para tener "una visión común sobre el mundo".

Respecto a la Presidencia de España del Consejo Europeo, Dastis ha señalado que ha sido "competente y eficaz", al "gestionar lo que le venía dado y promover en el marco del Trío de Presidencia nuevos desafíos".

Además, ha añadido que el trabajo se ha realizado en "un marco complicado no sólo por la situación económica, sino por la entrada en vigor del tratado de Lisboa". "Hemos sido los conejillos de indias", puesto que "hemos experimentado la nueva realidad de una presidencia semestral que tenía que competir con nuevos líderes", ha comentado.

Preguntado por la futura entrada de Turquía en la Unión Europea, el diplomático español ha explicado que la posición de España es favorable a la adhesión, pero reconoce que "si Turquía ingresa en la UE, ésta tendrá que cambiar su fisionomía sustancialmente. A su juicio, las reticencias a su incorporación se deben no tanto "al desequilibrio institucional" que supondría, sino a "la diferencia cultural del país musulmán respecto a los socios europeos".

Por su parte, Allis ha destacado que el hecho de que Turquía sea un país musulmán es "un buen argumento para su adhesión" y "el mejor examen para valorar la capacidad de la UE".

Así mismo, ha opinado que "la crisis económica ha acelerado un cambio político, que ha dado más poder a los países emergentes, como Brasil e India". De esta forma, cree que la UE no podrá alcanzar "sus objetivos de crecimiento y retos ambientales sin contar con estos países". "Si nuestro modelo funciona, es nuestra mejor respuesta a la crisis", ha comentado.

Finalmente, De Areilza ha augurado que la mayoría de los problemas que Europa tendrá en un futuro vendrán desde "fuera de sus fronteras", por temas relacionados con "el cambio climático, el sistema económico mundial, la inmigración y el terrorismo", por lo que "debe cambiar su mentalidad para intentar salir hacia fuera con una visión común".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies