El ex de Cs frena la petición de parar los diques y PP dice que "no hay otra solución"

Protesta en las escolleras o diques de La Magdalena en Santander
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 29/03/2018 14:05:45CET

SANTANDER, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Ayuntamiento de Santander ha rechazado este jueves una moción del PRC para instar al Ministerio de Medio Ambiente a parar las obras de los diques que se están construyendo para estabilizar las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis por su "evidente" e "intolerable" impacto paisajístico, gracias a los votos en contra del equipo de gobierno del PP y de David González, el concejal no adscrito y ex de Ciudadanos, que ha justificado su 'no' asegurando que a los regionalistas no les "preocupan" los espigones que se están levantando en la Bahía, sino "solo el acoso y boicot" a la ciudad.

Por su parte, el edil de Medio Ambiente, el 'popular' José Ignacio Quirós, ha defendido que "todas" las alternativas planteadas en su día para frenar la pérdida de arena por los temporales de invierno incluían escolleras, y ha añadido que la escogida es "la mejor. "No hay otra solución", ha remachado el responsable del área, después de destacar que esta actuación cuenta con el "aval" de los expertos y el "apoyo" -ha dicho- de los ciudadanos, que han tenido a su disposición a lo largo del proceso la documentación administrativa y ambiental.

Así las cosas, este concejal ha dicho no entender que quienes no opinaron ni participaron presentando alegaciones al proyecto, que se empezó a tramitar hace más de una década, en 2006, "ahora promueven movilizaciones" en contra, algo que ha tachado de "oportunismo" y que tiene por objetivo "sacar rédito político" cuando no han hecho "nada durante años".

Y, "si no se actúa", ha advertido Quirós, "no habrá playa la mayor parte del año". En este sentido, ha insistido en que las obras, que comenzaron a ejecutarse el pasado enero con un plazo de ejecución de siete meses y que han generado protestas en contra, son una "absoluta necesidad para la perpetuación de estos arenales" de la capital cántabra.

En su intervención en este punto del orden del día --que se ha sido respaldado por PSOE, IU, Ganemos y el concejal no adscrito Antonio Mantecón (a la sesión no ha asistido la otra edil que abandonó Cs, Cora Vielva)-- el responsable de Medio Ambiente ha tachado de "grotesco" que asociaciones como Ecologistas en Acción o Arca "enarbolen" las manifestaciones cuando fase de consultas previas del proyecto no hicieron "el más mínimo comentario" al Ministerio.

Y en paralelo, ha tildado de "tomadura de pelo" la actitud del Gobierno de Cantabria PRC-PSOE que presentó un recurso ante la Audiencia Nacional que retiró el verano pasado dando así el "visto bueno" a los diques, que no es un proyecto "nuevo" ni tampoco "un capricho" del PP. "Es inadmisible", ha sentenciado, para criticar las "ocurrencias" y "bandazos" de regionalistas y socialistas.

Los portavoces de estos dos partidos en el Consistorio, José María Fuentes-Pila y Pedro Casares, respectivamente, han censurado el proceso de información pública seguido, que fue, en palabras del primero, un "esperpento", al ser "sesgado" y constituir una "falacia infantil", pues planteaba el "falso dilema" de que o se actuaba o no había playa. Y la "pátina" de participación ciudadana "desde el minuto uno ha sido una imposición", ha agregado.

"Será su obra. Será su legado. Lo que usted consistió en el entorno más emblemático de Santander", ha advertido el concejal del PRC a la regidora municipal, Gema Igual, tras lo que su compañero del PSOE ha agregado que "la obra se está haciendo porque la alcaldesa quiere que se haga", en las "circunstancias" actuales y con los "impactos" que presenta.

"Hay otras soluciones, pero ustedes las obvian", ha recriminado Casares a los dirigentes 'populares', al tiempo que ha señalado que los "responsables" y "culpables" son el Ministerio de Medio Ambiente, por ejecutar esta obra de "enorme" impacto -visual, paisajístico y medioambiental- y el Ayuntamiento, por promoverla. Y considerado igualmente "falsos" los procesos de participación ciudadana.

El concejal de IU, Miguel Saro, ha opinado que el coste de la obra (el "menor" de los montantes económicos posibles) no "justifica" el perjuicio que se va a causar a Santander, una ciudad en la que hay "tres meses de playa al año", y que el PP pretende convertir con esta "horrenda" actuación en una "especie de Marina D'Or", donde hay "ocho meses de playa al año".

El edil no adscrito Antonio Mantecón ha calificado de "desgracia" los procesos de participación pública en la ciudad, y ha pedido a los miembros del equipo de gobierno que "escuchen a la gente" y "rectifiquen" ya que en toda España -donde se han hecho "auténticas tropelías"- no hay "ninguna" infraestructura del "impacto" y "agresividad" de los diques y en un lugar además "tan simbólico y sensible" como La Magdalena.

Para la concejala de Ganemos, Tatiana Yáñez-Barnuevo, los espigones en estas playas son "una capricho" del PP, que planteó a los vecinos -ha dicho- elegir entre "susto o muerte", esto es, tener o quedase sin playa. A su juicio, la obra constituye "una traición sin precedentes" a uno de los "enclaves naturales" de la ciudad, y que ha atribuido también a la "dejación de funciones" del Ejecutivo autonómico. "Esto no es como el MetroTUS y se puede revertir", ha advertido para finalizar.