Expedientes sancionadores por fumar en el recinto de Valdecilla y por hacerlo en un bar cuyo dueño le denunció

 Hospital  Valdecilla
EP
Actualizado 04/03/2011 10:07:23 CET

Una de las expedientadas estaba a las puertas de urgencias y junto al segundo había dos colillas, una, aún encendida

SANTANDER, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria ha abierto sendos expedientes sancionadores por incumplir la Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo, a una persona que fue sorprendida fumando en el recinto hospitalario de Valdecilla y a otra que fumó en un bar a pesar de haber sido advertido de la prohibición de hacerlo por el encargado del establecimiento.

En el primer caso, y según la notificación del expediente, consultada por Europa Press, la sanción tiene como origen un acta de denuncia del Cuerpo Nacional de Policía del pasado 19 de enero.

En dicha acta se constata que la expedientada se encontraba fumando en la puerta de acceso a las urgencias del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, dentro del recinto del hospital, uno de los lugares en los que existe prohibición total de fumar, según la vigente Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo.

Según consta en el expediente, estos hechos pueden ser constitutivos de una infracción administrativa leve cual es fumar en los lugares en que exista prohibición total o fuera de las zonas habilitadas al efecto.

Dicha infracción podrá ser sancionada con multa desde 30 hasta 600 euros. La persona expedientada dispondrá ahora de un plazo de 15 días hábiles para alegar.

DENUNCIADO POR EL DUEÑO DEL BAR

El segundo expediente corresponde a un acta de denuncia de la Policía y la Guardia Civil, Brigada de Seguridad Ciudadana de Santander, del 6 de enero de 2011.

Dicha acta fue levantada en un establecimiento hostelero de Santander, tras la denuncia efectuada por el encargado del local, quien manifestó que un cliente permanecía fumando en el interior del local pese a ser requerido y avisado de la prohibición de fumar.

En este caso, los agentes constataron que bajo el denunciado había dos colillas, una de las cuales aún permanecía encendida. Por ello se imputa a dicha persona el hecho de fumar en uno de los lugares en los que existe prohibición total de hacerlo, hechos que pueden ser constitutivos de una infracción administrativa leve que podrá ser sancionada con multa desde 30 hasta 600 euros.