Fiscalía incoa diligencias de investigación por la tercera denuncia contra los diques

Protesta diques La Magdalena
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 14/06/2018 18:58:06CET

SANTANDER, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Cantabria ha incoado diligencias de investigación por la tercera denuncia presentada contra los diques que se construyen en las playas de Santander, y después de archivar las dos primeras.

Esta nueva, la segunda interpuesta por el abogado Javier Gómez-Acebo, obedece a las "diferencias" entre las infografías de las escolleras que se sometieron en su día a información pública y los trabajos que se están ejecutando en los arenales de Bikinis, Los Peligros y La Magdalena, ya que estos últimos podrían exceder en hasta "80 metros" el espigón proyectado.

Ante esta posibilidad, de la que se hizo eco la Plataforma Salvar la Magdalena, el letrado presentó una denuncia, igualmente firmada por Aurelio González-Riancho, a raíz de la cual el Ministerio Público ha iniciado diligencias de investigación para esclarecer los hechos, según la correspondiente notificación a la que ha tenido acceso Europa Press.

HECHOS DENUNCIADOS

De acuerdo con la denuncia, presentada el pasado 31 de mayo, de las infografías aportadas la "más importante" se compara con una "fotografía real tomada desde el mismo punto" de vista, comparación que "no deja lugar a dudas", pues "efectuada la pertinente medición" -señalan los denunciantes- "nos da una diferencia de entre 70 y 80 metros más de longitud en el muro construido".

Además, sostienen que de acuerdo con un informe pericial, otra infogafría estaría "incorrectamente ejecutada", en el sentido que la foto que sirve de base a la misma "no se ha efectuado desde el lugar que se indica", sino desde uno "mucho más alto".

En consecuencia, si se saca la imagen desde el lugar indicado, esto es, desde la playa, entonces "la escollera tapa completamente las vistas", algo que sin embargo "se niega en la infografía oficial", añade la denuncia.

"No sabemos si esas diferencias se deben a un burdo error de quien lo ha realizado, o a decisión malintencionada para ocultar la realidad de lo que se ejecutaba", reflexionan los denunciantes que, ante una posible "falsedad documental", piden que se investiguen los hechos.

Y es que, a su juicio, esta situación "causa un daño incalculable a ese patrimonio inigualable que tiene la ciudad de Santander", el paisajístico, que "ha sido destrozado con estas escolleras".