Fiscalía pide dos años y medio de cárcel para el acusado del incendio de Requejo

Fuego de pacas de hierba en Requejo
112
Publicado 18/01/2018 13:42:23CET

SANTANDER, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía ha solicitado dos años y medio de cárcel al acusado del incendio que arrasó 1.350 bolas de hierba y 700 fardos de paja apiladas en una finca privada de Requejo (Campoo de Enmedio) de madrugada en octubre de 2016.

Así consta en el auto dictado por el Juzgado de Reinosa, que acuerda la apertura de juicio oral por un delito de daños, remite la causa a los Juzgados de lo Penal, y pide al acusado una fianza de 61.400 euros.

En esa cantidad cifra los daños ocasionados por el incendio el informe pericial recogido en un auto anterior, el que puso fin a la instrucción en agosto del año pasado, al que ha tenido acceso Europa Press.

El Ministerio Público también pide que indemnice al propietario de la finca con una indemnización de 36.600 euros y señala que de la pena de prisión habrá que descontar el tiempo que el acusado ha estado en prisión preventiva.

La acusación particular, ejercida por el dueño de las pacas, pide también dos años y medio de prisión y 61.400 euros en concepto de responsabilidad civil.

El fuego se inició a las dos de la madrugada del 22 de octubre y llegó a alcanzar, según dijo entonces el 112, una "importante virulencia" por la "alta capacidad de combustión" del material quemado y también por el viento sur que soplaba a la hora en que se desató.

Según relata el primer auto de la magistrada que ha instruido la causa, después de prender fuego a las pacas, el acusado fue sorprendido por una persona que se encontraba en la finca "en actitud vigilante, debido a la animadversión que el investigado mantiene hacia este testigo y su familia".

El incendio fue sofocado alrededor de las cinco de la madrugada, soplando vientos del Sur al Sur-Suroeste fuertes a muy fuertes, de intensidad entre 50 y 60 kilómetros por hora y rachas entre 70 y 100 km/h en las primeras horas del 23 de octubre.

El auto también señala que el acusado presenta un diagnóstico compatible con trastorno de personalidad con rasgos esquizoides, estando "levemente afectadas" sus capacidades intelectivas y volitivas, según el informe del Instituto de Medicina Legal obrante en las diligencias.