Florencio Domínguez pide "respetar las instituciones judiciales y confiar en la Justicia sin interferir en ella"

 

Florencio Domínguez pide "respetar las instituciones judiciales y confiar en la Justicia sin interferir en ella"

     Florencio Domínguez
EUROPA PRESS
Publicado 05/07/2017 11:15:04CET

Reivindica que "la prevención del terrorismo futuro pasa por asentar en la sociedad una deslegitimación clara de la violencia pasada"

SANTANDER, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro Memorial Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez, ha pedido este martes desde Santander que "hay que dejar que funcionen las instituciones" y "respetar las instituciones judiciales", así como "confiar en la Justicia en el funcionamiento ordinaria de la Justicia sin interferir en ella".

Así lo ha dicho al ser preguntado por la prensa por la solicitud de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de un total de 375 años de cárcel por los delitos de lesiones y amenazas terroristas para los ocho acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) el 15 de octubre de 2016.

Domínguez ha asegurado que el asunto se resolverá "en su momento, cuando llegue el juicio y los jueces valoren las pruebas que aporte la Fiscalía y que pueda aportar la defensa", tal y como ha señalado en declaraciones a los medios tras inaugurar el encuentro 'De Hipercor a Ermua. El terrorismo de ETA y sus víctimas', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo del 30 aniversario del atentado de Hipercor en Barcelona y del 20 del secuestro y asesinato del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco.

Además, Domínguez ha calificado de "normal" que existan diversas opiniones jurídicas en los tribunales, pero ha aclarado que "para eso existen y están regulados mecanismos para la resolución de esos conflictos de competencias".

Igualmente, ha remarcado que la reacción social de "repulsa" al asesinato de Miguel Ángel Blanco "como nunca antes se había registrado en España, fue clave para que después los sucesivos gobiernos adoptaran unas políticas de firmeza superior a las que se habían aplicado hasta ese momento". De hecho, ha reivindicado que la respuesta social "es una de las claves para entender la derrota posterior de ETA".

Previamente, en la inauguración del encuentro 'De Hipercor a Ermua. El terrorismo de ETA y sus víctimas', que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo con motivo del 30 aniversario del atentado de Hipercor en Barcelona y del 20 del secuestro y asesinato del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco, el periodista ha reivindicado que "ETA ha sido derrotada por el Estado de Derecho" y que por eso la memoria de la víctimas "es fundamental no sólo para homenajear a los heridos, a los fallecidos, a los amenazados, sino también para que su sacrificio sirva para deslegitimar el terrorismo pasado".

A este respecto, Domínguez defiende que "la prevención del terrorismo futuro pasa por asentar en la sociedad una deslegitimación clara de la violencia pasada".

Del mismo modo, ha incidido en que tanto el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo como la Fundación de Víctimas del Terrorismo comparten los principios que inspiraron la Ley de reconocimiento y protección integral de las víctimas del terrorismo, del año 2011.

En concreto, que la memoria es "la garantía última de que la sociedad española y sus instituciones representativas no van a olvidar nunca a los que perdieron la vida, sufrieron heridas físicas o psicológicas, o vieron sacrificada su libertad como consecuencia del fanatismo terrorista", así como el "compromiso de salvaguardar el recuerdo de las víctimas, con especial atención a su significado político, que se concreta en la defensa de todo aquello que el terrorismo pretende eliminar para imponer su proyecto totalitario y excluyente".

"La significación política de las víctimas exige su reconocimiento social y constituye una herramienta esencial para la deslegitimación ética, política y social del terrorismo. El recuerdo es, así, un acto de justicia y a la vez un instrumento civilizador, de educación en valores, a través de la deslegitimación social del uso de la violencia para imponer ideas políticas", ha manifestado en su discurso inaugural.

Asimismo, ha destacado que "prácticamente todos los días hay algún aniversario que recordar" pero que algunos tienen "una carga simbólica especial para sociedad", como es el caso del atentado de Hipercor y el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco

LECCIONES A LOS JÓVENES DE LO QUE SUPUSO EL TERRORISMO

Preguntado después por los medios acerca de si se está haciendo lo necesario al respecto de no olvidar a las víctimas, Domínguez ha explicado que hay que "conseguir llegar a los jóvenes para transmitirles" lo que el terrorismo de ETA supuso de amenaza para la libertad, de vulneración de Derechos Humanos y del derecho a la vida, "que conozcan lo que los mayores hemos vivido", ha resumido.

En este sentido, ha añadido que los jóvenes deben "sacar lecciones que vayan encaminadas a la defensa de los Derechos Humanos y al rechazo de todo tipo de terrorismo", ya que, ha precisado, "como no han tenido una vivencia personal directa de lo que ha sido el terrorismo, no tienen un conocimiento claro de lo que ha supuesto la amenaza terrorista en España".

Cuestionado también por cómo viven actualmente las víctimas del terrorismo en el País Vasco, Domínguez ha indicado que "una vez que ha desaparecido el terrorismo, que era el factor de distorsión de la convivencia pública, se ha regularizado" porque "la normalidad era que desapareciera la amenaza a las personas, la amenaza a los cargos públicos, la amenaza a las víctimas".

No obstante, ha incidido en que "las víctimas siguen teniendo el dolor del sufrimiento causado por ETA". "Eso no desaparece por el hecho de que ETA haya anunciado que abandona el terrorismo y algún día vaya a anunciar que desaparece. Hay consecuencias del terrorismo que nunca desaparecerán y tenemos que tenerlas presente", ha proclamado.

"DIGNIDAD Y MEMORIA"

En la inauguración también ha intervenido la directora general de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Montserrat Torija, quien ha reivindicado la necesidad de "aportar más a la dignidad y a la memoria" que las victimas del terrorismo "merecen". También ha recordado la exposición 'De Hipercor a Ermua. El terrorismo y sus víctimas', que se inaugura esta tarde en el Espacio Joven de la capital cántabra.

Por su parte, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha recordado la figura del exrector de la UIMP Ernest Lluch, asesinado por la banda terrorista ETA en el año 2000.

A este respecto, ha destacado que Santander "no es ajena" al terrorismo porque lo ha sentido "en sus propias carnes", y ha recordado el atentado de La Albericia del año 1992, cuando fallecieron tres personas y resultaron heridas 17. Por eso, ha abogado por "seguir estando al lado de las víctimas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies