Fomento invertirá 76 millones en mejorar la capacidad del nudo entre la A-67 y la S-10

Publicado 03/02/2018 15:45:52CET

   Se ha iniciado el trámite ambiental para la actuación y se prevé tener acabado el proyecto de trazado en "3 o 4 meses", según De la Serna

   SANTANDER, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Ministerio de Fomento prevé destinar unos 76 millones de euros a mejorar la capacidad de la A-67 y S-10, en el área Santander-aeropuerto, un proyecto que prevé ejecutar un tercer carril en algunos tramos de estas vías y cambiar "completamente" los enlaces de Nueva Montaña --que tendrá una glorieta elevada-- y del Primero de Mayo y mejorar los del aeropuerto y el polígono de Raos.

   Así lo ha anunciado este sábado el titular de Fomento, Íñigo de la Serna, que, acompañado del jefe de la Demarcación de Carreteras de Cantabria, Fernando Hernández, ha presentado en rueda de prensa esta actuación, cuyo proyecto de trazado prevé que esté acabado en "3 o 4 meses".

   Entre otras actuaciones este proyecto prevé la ejecución de un viaducto de 228 metros de longitud que conectará los enlaces de Nueva Montaña y el que en el futuro dará acceso al Puerto de Santander; la ampliación del viaducto de Marino de la Fuente, en el que la S-10 pasa sobre la A-67, y el desplazamiento de dos pilas del paso de FEVE sobre esta autovía.

AMPLIACIÓN DE LAS CALZADAS EN LA A-67 Y EN LA S-10

   Dos de las principales actuaciones de este proyecto son la ejecución de un tercer carril en algunos tramos de la A-67 y de la S-10.

   Concretamente, en la A-67, habrá un nuevo carril para el tramo que sale de la S-30 y se incorpora a la N-623; otro para la circunvalación de la Ciudad del Transportista y otro desde el Corte Inglés hasta el enlace con la S-30.

   Y en la S-10 la calzada que va a Santander se ampliará a cuatro carriles debido a un carril de trenzado que irá del enlace del polígono de Raos y el de Nueva Montaña. Este tramo incluye el viaducto de la S-10 sobre el víal del polígono, sobre la línea de ferrocarril del puerto y la A-67 (el de Marino de la Fuente).

   Según ha explicado De la Serna, antes de llegar al enlace de Nueva Montaña los tres carriles se bifurcarán en dos calzadas de dos carriles, una hacia Santander y la otro convirtiéndose en la calzada sentido Torrelavega desde la A-67.

   En la otra dirección, se ha proyectado, desde el núcleo urbano, una vía colectora de la S-10, que conectará directamente a la calzada sentido Torrelavega de la A-67 y que, a su vez, recoge el tráfico con origen en el Corte Inglés.

LOS ENLACES

   Otra de las principales actuaciones de este proyecto es la reforma del enlace de Nueva Montaña, que "cambiará completamente" su tipología y pasará a ser una glorieta elevada por encima de la S-10, que servirá para distribuir todos los tráficos.

   También cambiará de tipología el enlace que va entre la N-623 y la A-67, esto es el del Primero de Mayo, que tendrá dos glorietas y supondrá una "mejora significativa" de la capacidad, según De la Serna.

   Los enlaces del polígono de Raos y del aeropuerto mantendrán su tipología actual, aunque tendrán algunas mejoras para facilitar algunas incorporaciones.

INICIO DEL TRÁMITE AMBIENTAL

   Además, en la rueda de prensa, De la Serna ha anunciado que ya se ha iniciado esta semana el trámite ambiental para este proyecto dado que el pasado 31 de enero Fomento remitió al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) el documento ambiental de la actuación, solicitando así el inicio de la Evaluación de Impacto Ambiental simplificada y el ministro espera que en aproximadamente tres meses ya haya un dictamen sobre ello.

   Dentro de ese procedimiento, el órgano ambiental consultará a las Administraciones Públicas afectadas y a las personas interesadas, poniendo a su disposición el citado documento ambiental.

   Mientras se produce este trámite, De la Serna ha señalado que ya se está trabajando en el proyecto de trazado, que, sin embargo, no podrá ser aprobado hasta que no se resuelva la tramitación ambiental.

UN PROYECTO "MUY COMPLEJO"

   Tanto el ministro de Fomento como el jefe de la Demarcación de Carreteras han reconocido que se trata de un proyecto "muy complejo" y "ambicioso".

   Y es que, según ha explicado Hernández, la actuación se desarrolla en el punto "más complejo" de toda la Red de Carreteras del Estado en Cantabria debido a que es en el que se unen las dos principales autovías de acceso a Santander y también a su entorno, que abarca dos polígonos industriales, dos comerciales, el puerto de Santander y el aeropuerto.

   Este entorno produce una "mezcla de tráficos de muy diversa índole" y "muy elevados". Así, en esta zona, la S-10, tiene 90.000 de IMD y 40.000 la A-67.