Los funcionarios de meteorología se suman a la 'Marea negra' coincidiendo con la visita del presidente de AEMET

AEMET
AEMET
Actualizado 13/07/2012 12:07:20 CET

SANTANDER, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los funcionarios de meteorología, trabajadores de AEMET en Cantabria, se suman este viernes a la 'Marea negra' coincidiendo con la primera visita del nuevo presidente de la Agencia, Daniel Cano, a la comunidad.

Siguiendo la iniciativa que se está llevando a cabo en todo el país por parte de los funcionarios de la AGE, los trabajadores del Centro Meteorológico de Cantabria realizarán una concentración a las puertas de su centro de trabajo para expresar su "más absoluto rechazo" a las políticas de recortes, bajadas salariales y eliminación de moscosos del Gobierno que afectan a los funcionarios.

Según los trabajadores de la AEMET en Cantabria, estas medidas, además de "perjudicar seriamente la supervivencia económica de un colectivo que arrastra desde hace años congelaciones salariales, también ponen en peligro la eficiencia de servicios esenciales para la seguridad de la ciudadanía", como es el caso del Servicio Meteorológico, estrechamente conectado con Protección Civil y con la aeronáutica para garantizar la protección de personas, bienes, servicios y la seguridad de la navegación aérea.

La concentración se realiza coincidiendo con la primera visita a Cantabria del nuevo presidente de AEMET, nombrado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy y con ella quieren expresar su "descontento con la manera en que el Gobierno que le ha nombrado en su cargo está tratando a los funcionarios de la Administración General del Estado".

Los funcionarios de la Agencia Estatal de Meteorología en Cantabria se sienten "maltratados, insultados e infravalorados" por el Gobierno del PP, sentimiento que creen comparten sus compañeros de la AGE en Cantabria, y por ello se sumarán a la concentración convocada para este viernes frente a la Delegación del Gobierno.

"No somos responsables de la situación de quiebra económica de nuestro país como muchos quieren hacer creer al resto de los ciudadanos: somos otra víctima más, al igual que otros muchos colectivos, como los mineros, los parados, los profesores, los sanitarios, los bomberos, etcétera", concluyen.