El Gobierno encomienda a GESAICAN la gestión de la valoración de daños a terceros por el derrumbe del Palacio del Mueble

Actualizado 31/07/2006 12:38:00 CET

SANTANDER, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Cantabria ha encomendado a la empresa pública GESAICAN (Sociedad Gestora de Activos Inmobiliarios), la gestión de la valoración de los daños ocasionados a terceros y la atención a los ciudadanos afectados por el derrumbe del edificio 'El Palacio del Mueble', ocurrido el pasado 20 de febrero, por el tiempo que dure la tramitación del expediente de responsabilidad patrimonial que se incoe por este siniestro. El Gobierno encomienda a GESAICAN esta tarea al considerar que la Administración autonómica necesita de un instrumento ágil y eficaz en la valoración de los daños ocasionados a terceros y en la atención a los ciudadanos afectados, que posibilite el reequilibrio patrimonial de los afectados en el menor plazo posible.

La valoración se realizará tanto sobre el importe de los daños causados a inmuebles, como sobre las pérdidas ocasionadas por el cierre de locales comerciales, todo ello en uno o varios informes que especifiquen para cada uno de los daños ocasionados. Además se prestarán las oficinas de GESAICAN como punto de información a los afectados y de traslado en su caso, de documentación aportada por los mismos en relación a los desperfectos ocasionados.

Esta encomienda de gestión fue aprobada por el Consejo de Gobierno el pasado 13 de julio y se publica hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC).

El lunes 20 de febrero de 2006, hacia las 5.10 horas de la mañana, se derrumbó de forma parcial el añadido de hormigón del Palacio del Mueble, sito en el número cinco de la calle Alta. Este inmueble había sido adquirido por la Administración regional en abril de 2004, previa autorización del Consejo de Gobierno de fecha 26 de febrero de 2004. El derrumbe ocasionó la Declaración de Ruina Inminente del inmueble por Decreto de la Alcaldía de Santander de 20 de febrero de 2006.

Al Decreto se acompañaba informe de los técnicos municipales en el que se exponía textualmente que el derrumbe afectó a la totalidad de las plantas de la ampliación del inmueble realizada con estructura de hormigón, permaneciendo en pie parte de la fachada así como el cuerpo de ascensores. A la vista de la situación generada, se ordenó como medida preventiva, el desalojo de los inmuebles colindantes, "a pesar de que aparentemente no se ha observado que los edificios se hayan visto afectados por el derrumbe".

El derrumbe ocasionó diversos desperfectos en los inmuebles colindantes (números tres y siete de la calle Alta), así como el desalojo temporal de los inmuebles colindantes y el cierre de varios locales situados en la Rampa de Sotileza, en la calle Alta y en la entrada del Túnel del Pasaje de Peña durante la ejecución de las obras de demolición del resto del inmueble.