El Gobierno renuncia a declarar las Mascaradas Rurales de Invierno como BIC Etnográfico

La Vijanera, en Silió (Molledo)
GOBIERNO
Actualizado 18/01/2018 10:04:05 CET

SANTANDER, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Cantabria ha archivado las actuaciones y, en consecuencia, ha dejado sin efecto la resolución de la directora general de Cultura, de 12 de junio de 2017, que incoaba expediente para la declaración de las Mascaradas Rurales de Invierno como Bien de Interés Cultural (BIC) Etnográfico Inmaterial.

Se consideran Mascaradas Rurales de Invierno La Vijanera de Silió, el Carnaval del Valle de Polaciones, los Carnavales de Piasca, los Zamarrones de los Carabeos y las Marzas del Valle de Soba.

Se trata de un acuerdo del Consejo de Gobierno del 28 de diciembre, publicado hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), que se apoya en que algunas de ellas tienen en la actualidad una "función primordialmente turística que desvirtúa su valor patrimonial".

Si bien el acuerdo puntualiza que una vez "estudiadas en profundidad" las manifestaciones carnavalescas de invierno, "alguna de ellas, individualmente, pudiera ser merecedora de protección" conforme a la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria.

La directora general de Cultura incoó expediente para la declaración de las Mascaradas Rurales de Invierno como BIC Etnográfico Inmaterial el 12 de junio de 2017, pero no se ha cumplido la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria en lo relativo al informe favorable de dos órganos consultivos, dado que se ha manifestado que "algunas de las celebraciones incluidas en el expediente incoado tienen, en la actualidad, una función primordialmente turística que desvirtúa su valor patrimonial".

El Servicio de Patrimonio Cultural, como órgano instructor del expediente, informó desfavorablemente la declaración y propuso el archivo las actuaciones y, en consecuencia, dejar sin efecto la resolución, "toda vez que, estudiadas en profundidad las manifestaciones
carnavalescas de invierno en Cantabria, alguna de ellas pudiera ser merecedora de
protección, conforme a lo dispuesto en la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, de forma individual".