Los grupos parlamentarios, partidarios de no bajar las cotizaciones sociales

Publicado 16/07/2009 19:14:27CET

PP, PSOE, IU y CiU también proponen un sistema de jubilación flexible y voluntario

SANTANDER, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios 'popular', socialista, catalán y de Izquierda Unida se mostraron hoy partidarios de no bajar las cotizaciones sociales de cara a la próxima reforma de la Seguridad Social.

Coincidieron en esta postura en Santander, donde los portavoces Tomás Burgos (PP), María Isabel López i Chamosa (PSOE), Inmaculada Riera (CiU) y Gaspar Llamazares (IU), han participado en una mesa redonda sobre la reforma del sistema en el Marco del Pacto de Toledo, que se inició en octubre de 2008. Este debate se enmarca dentro del curso 'El impacto de la crisis en el sistema de protección social', que se desarrolla hasta mañana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

"No somos partidarios de bajar las cotizaciones sociales mientras no se haya producido la separación de fuentes de financiación en la Seguridad Social", precisó Burgos, quien agregó en este sentido que "mientras no seamos capaces de conocer y contrastar el margen de maniobra que tiene nuestro sistema de Seguridad Social es un disparate proceder a la rebaja de cotizaciones sociales; lo pida quien lo pida, lo exija quien lo exija".

El portavoz del Grupo Popular --quien advirtió de los efectos que la crisis va a tener sobre el sistema de pensiones, "nos guste o no nos guste"-- apostó por hacer "auténtico chequeo" sobre la contribución al sistema y la equidad del mismo como "paso previo y pertinente" para acometer reformas. Abogó también por "descargar" a la Seguridad Social de aquellos gastos que "no corresponden" al sistema.

Sobre esta idea, la portavoz socialista aseguró que no van a permitir "ninguna rebaja" en las cotizaciones sociales. Manifestó igualmente que hay que ser "coherentes" y adecuar el sistema de la Seguridad Social a la "realidad" del país, adaptando las pensiones a la "situación actual" de cada momento.

JUBILACIÓN

Los cuatro portavoces también coincidieron en materia de la jubilación, ya que apostaron por no ampliar la edad sino por que se acometa de forma flexible y voluntaria.

Burgos defendió la implantación de instrumentos que hagan efectivos la edad "legal" de jubilación, apoyando la prolongación voluntaria de la actividad por parte de los propios ciudadanos. "Nosotros no compartimos que sea el momento para incrementar la edad de jubilación en nuestro país", apostilló, al tiempo que señaló la "frontera de los 65 años" establecida "históricamente" para la vida laboral "ya no resulta útil", desde el punto de vista social, sanitario, económico y laboral.

Esta idea fue subrayada por la portavoz socialista quien se mostró a favor de un sistema que permita que, "en función de la profesión", haya una "fórmula de jubilación".

A este respecto, López i Chamosa recordó que cuando gobernó el PP se puso en marcha un sistema de jubilación gradual y flexible, pero "se nos coló" gente. Así, advirtió de que hay que tener "mucho cuidado" con las reformas para evitar "conseguir lo contrario de lo que se pretende".

Sobre la reforma del sistema de la Seguridad Social, la dirigente del PSOE reconoció que si bien el consenso es "muy complicado" es "lo más importante". Por ello, garantizó que se conseguirá y "sin tardar" los tres años de la última vez (se inició en el año 2000 y se acometió en el 2003).

Respecto al sistema actual --"el mejor del mundo"--, opinó que tiene dos "grandes problemas": la existencia de 3,5 millones de pensiones mínimas (de ellas, 2,3 millones son de viudedad) y, por otro lado, la necesidad de "corregir los vaivenes" del mercado laboral para que no se hagan "pagar" al trabajador.

"CARGAR EL MUERTO DE LA CRISIS A LOS TRABAJADORES"

En este punto, coincidió con Llamazares quien dejó claro que no se puede "cargar el muerto" --en alusión a la crisis-- a la mayoría de los ciudadanos. Censuró así que para paliar la coyuntura actual se esté discutiendo la reforma del mercado laboral y del sistema de pensiones, que no tienen "nada que ver" con la crisis.

El dirigente de IU recordó en este sentido que el origen de la crisis es el afán de "hiperbeneficio" que ha habido en la última década y se debe también a las políticas neoliberales que, a su entender, han generado "grandes diferencias" entre los ciudadanos.

En cualquier caso, apostó por que no haya recorte de pensiones ya que, según dijo, hay mecanismos para mantenerlas y mejorarlas. Precisó, por ejemplo, que el Estado debería garantizar el sistema contributivo de las pensiones.

Criticó en este punto que en sucesivas reformas fiscales acometidas por gobiernos del PSOE se han "dejado de ingresar" 30.000 millones de euros que "hoy serían preciosos".

Gaspar Llamazares apostó por que el Pacto de Toledo sirva para mejorar -y no recortar- el sistema de pensiones, que es "viable" pero que debe ser "más justo" y más eficiente".

En la misma línea, la portavoz de CiU abogó por un "minimizar" el impacto de la crisis y garantizar un sistema de pensiones "justo" y la "viabilidad" del Estado de Bienestar.

Desde el Grupo catalán se pone como objetivo mantener la relación de dos cotizantes por cada pensionista porque, según alertaron, entre 2020 y 2025 se podría ser la "entrada" en un déficit si las condiciones actuales no varían.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies