El Indicador Santander estima el crecimiento regional en el 2,6%

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

El Indicador Santander estima el crecimiento regional en el 2,6%

Polígono De Trascueto
AYTO CAMARGO/EUROPA PRESS
Actualizado 22/11/2016 14:12:44 CET

SANTANDER, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Indicador de Actividad Económica Santander prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de Cantabria crezca un 2,6% en el ejercicio 2016, una décima más que en la previsión que realizó en el mes de mayo. Por su parte, España crecerá un 3,1%.

Según 'La economía de Cantabria', una publicación del Gobierno regional con la dirección técnica del Banco Santander consultada por Europa Press, el indicador de Actividad Económica Santander adelanta un crecimiento económico entre los meses de julio y septiembre del 0,8%, lo que implicaría un avance interanual del 2,6% y una estimación de cerrar el ejercicio con una tasa igualmente del 2,6%, idéntica a la publicada por el INE el año previo.

El mercado laboral se muestra dinámico, con más empleo y menos paro, y los precios inician una senda de normalización.

En un contexto de precios al alza, la demanda interna, y fundamentalmente el consumo privado continúa siendo el sustento del crecimiento, aun que se percibe un modelo algo más equilibrado, por el mayor dinamismo exportador, que se traduce en una ampliación del superávit comercial.

Los indicadores de inversión, tanto productiva como residencial, no terminan de consolidar su aportación, con resultados mixtos.

Sectorialmente, servicios se erige de nuevo como el motor de la actividad productiva, con una temporada turística récord, mientras que se observan dudas en industria y construcción.
El mercado de trabajo, según la EPA, arroja datos positivos.

INDUSTRIA

Los indicadores de actividad no arrojan signos de recuperación, en contraste con España. La producción industrial retornó en agosto a positivo (4,7%), si bien en el promedio de los ocho primeros meses decreció dos puntos internaules, al revés de España (2,2%).

En la misma línea, Cantabria lideró en agosto la caída anual de la cifra de negocios de la industria (-5,8%) y lo que va de año, con sólo mayo en positivo, el balance se situó en el -7,3% (-0,5% en España).

Respecto a los indicadores adelantados, el índice de entrada de pedidos exhibió hasta agosto un resultado adverso del -9% interanual (-0,9% en España), lo que no augura un cambio de inercia en el corto plazo. Asimismo, el clima industrial atenuó su corrección en el tercer trimestre con datos positivos en julio y agosto y una severa corrección en septiembre, que se repitió en octubre.

La variación anual del número de afiliados a la Seguridad Social mostró una dinámica alcista en su tendencia en el tercer trimestre, aunque prolonga el diferencial respecto a la trayectoria nacional.

CONSTRUCCIÓN

En la construcción, las restricciones presupuestarias continúan haciendo mella en la obra pública. Así, la licitación oficial de las administraciones públicas (58,8 millones, el menor dato desde 2012) decreció hasta agosto un 24,4% anual.

La evolución favorable del mercado de trabajo y las mejores condiciones de financiación propician la trayectoria de recuperación de la inversión residencial, cuya demanda repunta.

Los visados de obra nueva, a diferencia de España, se redujeron hasta agosto un 27,9%, y el número de certificados de fin de obra creció un 0,3% anual, si bien el cómputo de viviendas apenas supuso la mitad de la cifra de 2015.

Por el lado de la demanda, la compraventa de viviendas aumentó hasta agosto un 14,8%, igual que la media, y que se fundamenta en la usada libre. Asimismo, las hipotecas inscritas sobre viviendas crecieron hasta agosto un 12,8% anual, un 14,8% superior y un importe medio (105.585 euros) en ascenso, aunque por debajo de la media de España.

La variación anual del número de afiliados a la Seguridad Social acumula siete meses consecutivos en negativo hasta septiembre.

SERVICIOS

El sector servicios se mantuvo muy dinámico en el tercer trimestre, con un balance turístico y comercial destacable. La cifra de negocios, que recuperó en agosto lo perdido en julio, subió un 5,7%, fundamentada en las actividades comerciales. Si la trayectoria nacional muestra cierto agotamiento, la regional continúa ascendente, algo que también queda patente en la ocupación del sector.

Los indicadores del subsector transporte son diferentes. El tráfico de pasajeros en el Seve Ballesteros disminuyó un -12,8% anual. Con esta inercia "resulta interesante la apertura de nuevas rutas", señala el Indicador, que recuerda que, según el Gobierno, Cantabria tendrá, a partir de abril de 2017, una nueva conexión con Varsovia, incrementándose a seis el número de compañías que operan en el aeródromo.

Por su parte, el tránsito portuario de mercancías se contrajo hasta agosto un 15,4% anual, tasa sustentada en los graneles sólidos. En contraposición, la entrada de vehículos sigue marcando récords.

Mientras, el turismo se presenta especialmente favorable; y el empleo terciario mostró una dinámica acelerada con el impulso reciente de los servicios de no mercado.

PRECIOS Y SECTOR EXTERIOR

El IPC disminuyó una décima en septiembre, mientras que la comparativa interanual retornó después de 27 meses a positivo, con una tasa del 0,2%, coincidente con la nacional. El alza, que el Indicador espera que se prorrogue en el corto plazo, ha estado vinculada al componente energético.

En el ámbito del sector exterior, la dinámica comercial se reactiva desde la vertiente exportadora, con una inercia correctiva de las importaciones. Hasta agosto el valor económico de las exportaciones cántabras de bienes creció un 6,5% anual, mientras que para las importaciones disminuyó un 9,7%, por lo que el superávit comercial mejoró, alcanzando los 427,8 millones de euros, un 112,4% más.

Más de dos terceras partes de las exportaciones tenían como destino Europa, siendo Francia el país de referencia; y en los bienes de equipo (28,1% del total, 42,7% anual).

MERCADO DE TRABAJO

Los datos de empleo, favorables, acompañan al dinamismo económico. Según la EPA, entre los meses de julio y septiembre, un período caracterizado por una estacionalidad favorable, se incrementó la ocupación (9.000 efectivos más, 3,9%) y se redujo significativamente el desempleo (7.500 efectivos, -17,7%), en un contexto de recuperación atenuada de la población activa (56,5% de tasa de actividad).

En términos interanuales, creció por segundo trimestre consecutivo la ocupación (9.300 efectivos, 4,0%) y cayó con fuerza el desempleo (10.300 efectivos, -22,9%). Cantabria se posicionó, en términos relativos y en ambas variables, en segundo lugar del análisis autonómico. Fue más intensa la generación de empleo entre las mujeres, en el segmento público, y generalizada en todos los sectores productivos no agrarios.

El número de parados se cifraba en 34.800 personas, un dato desconocido desde 2010, y que situó la tasa de paro en el 12,5%, la tercera menor del país (18,9%). La brecha por sexo se redujo de manera llamativa: 12,1% entre los hombres y 13,1% para las mujeres

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies