La inflación sube cuatro décimas en junio

Recurso de diésel, gasolina, estación de servicio
FACONAUTO
Actualizado 13/07/2018 9:57:27 CET

SANTANDER, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Índice de Precios de Consumo (IPC) en Cantabria subió un 2,5% en junio en comparación con el mismo mes del año anterior, dos décimas más que la media nacional (2,3%), impulsado por el transporte, y tras incrementarse cuatro décimas respecto a mayo, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En relación con junio del año pasado, subieron los precios de todos los sectores salvo el menaje, que retrocedió un punto y la enseñanza (-0,1%), mientras que el sector de la medicina permaneció estancado.

De este modo, en términos interanuales, se incrementaron los precios de los transportes (7,1%) por la subida de los carburantes y lubricantes este mes, frente a la disminución que experimentaron el año pasado. Destaca también, aunque en sentido contrario, el transporte aéreo de pasajeros, cuyos precios bajan este mes, mientras que aumentaron en junio de 2017.

Asimismo registraron un alza los alimentos y bebidas no alcohólicas (3%) por la subida de los precios de las frutas, mayor que la registrada en 2017, y la disminución de los precios de las legumbres y hortalizas, menos acusada que la producida el año pasado. Cabe señalar también la influencia negativa de los precios del pescado y marisco, y los aceites y grasas, que descienden este mes mientras que aumentaron en junio del año pasado. Y también el aumento de los precios de la carne, menos intenso que en 2017.

Igualmente crecieron en Cantabria los precios de las comunicaciones (2,8%); bebidas alcohólicas y tabaco (2,6%); vivienda (2,4%), a causa del incremento de los precios del gasóleo para calefacción, que disminuyeron en 2017, y de la electricidad, aunque bajó el gas; hoteles, cafés y restaurantes (2,3%); vestido y calzado (1%); otros (0,7%); y ocio y cultura (0,5%).

Por su parte, los precios en junio subieron en Cantabria un 0,4% respecto a mayo. Solo descendieron los del vestido y calzado (-0,9%), que recoge el comportamiento de los precios del inicio del periodo de rebajas de primavera-verano; y menaje y comunicaciones, ambos sectores un -0,1%.

Y permanecieron invariables de un mes a otro los precios de la medicina y la enseñanza.

Así, crecieron los precios del ocio y cultura (1,1%), por el aumento de los precios de los paquetes turísticos; los alimentos y bebidas no alcohólicas (0,7%) por el de las frutas pese al descenso de los de las legumbres y hortalizas; vivienda (0,6%), por la subida de los precios de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo para calefacción; hoteles, cafés y restaurantes (0,5%) a consecuencia de la subida de los precios de los servicios de alojamiento y, en menor medida, de la restauración; otros (0,4%); transporte (0,3%), casi en su totalidad por el aumento de los precios de los carburantes y lubricantes; y bebidas alcohólicas y tabaco (0,1%).

De este modo, en lo que va de año, los precios se han incrementado un 0,8% en Cantabria impulsados por el transporte (3,7%) y las comunicaciones (3,6%). En el extremo opuesto el mayor descenso acumulado corresponde al vestido y calzado con un -4,6%.

DATOS NACIONALES

En España, el IPC aumentó un 0,3% en junio en relación al mes anterior, y elevó dos décimas su tasa interanual, hasta el 2,3%, su nivel más alto desde abril de 2017 (2,6%).

Estadística señala que en el repunte de la tasa interanual del IPC de junio ha influido principalmente el encarecimiento de las gasolinas; de los alimentos, especialmente de las frutas; de la electricidad, y del gasóleo para calefacción.

La tasa interanual de junio es la vigésima segunda tasa positiva que encadena el IPC interanual e implica que los precios son hoy un 2,3% superiores a los de hace un año.

Tras haber registrado en enero una tasa interanual del 0,6%, la más baja en 16 meses, el IPC interanual volvió en febrero a superar el 1%, tendencia que se mantuvo en marzo y abril. En mayo ya se alcanzó la barrera del 2%, a la que no se llegaba desde abril de 2017.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, bajó una décima en junio, hasta el 1%, con lo que se sitúa 1,3 puntos por debajo del IPC general.

En el sexto mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa anual en el 2,3%, dos décimas por encima de la tasa de mayo.

Contador