El concurso eólico priorizará a las empresas que comiencen proyectos industriales el año que viene

Actualizado 17/06/2009 17:06:19 CET

SANTANDER, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El concurso para la instalación de parques eólicos en Cantabria contempla conceder más puntos en la selección de los promotores adjudicatarios a las empresas que desarrollen proyectos industriales y de I+D+i ya el año que viene.

En principio, los primeros parques con permisos no estarán hasta 2011, cuando comenzará la construcción. Pero desde la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico priorizará en el concurso convocado a las empresas que comiencen con los proyectos industriales en 2010, como forma de generar actividad ante la crisis económica, según explicó en rueda de prensa el consejero, Juan José Sota, acompañado del director general de Industria, Marcos Bergua.

El proyecto industrial es, junto al proyecto de investigación y desarrollo, un requisito que tienen que incluir las empresas que opten a ser promotoras de energía eólica, que tendrán que presentar junto a su propuesta estos proyectos, que se calcula que supondrán una inversión de 300 millones de euros, complementaria a la inversión directa de los parques.

Esto se debe a que "Cantabria no quiere sólo que en la comunidad se instalen parques eólicos", sino que también se pretende que con futuras inversiones, este proceso "lleve a un nuevo modelo de reindustrialización", según señaló el consejero de Industria.

El concurso recoge un plazo de dos meses para que los licitadores presenten sus ofertas, a lo que le seguirá un período de estudio de las propuestas. Se espera que antes de finales de año se disponga de todas las propuestas.

Se prevé generar una potencia de unos 1.500 megavatios en un proyecto que implica una inversión directa de 2.000 millones de euros.

Una vez adjudicado el concurso, se espera que los parques cuenten con los permisos en el año 2011, en que empezaría su construcción. Además, para esa fecha ya se espera contar con la línea de evacuación eléctrica Soto-Penagos. La parte asturiana (Soto de la Ribera-Penagosestará terminada en 2011, una vez superados todos los "obstáculos" administrativos. Y la vertiente vizcaína, Penagos-Güeñes, estará acabada el año que viene.

Sota defendió que los planes eólicos del Gobierno suponen un "proyecto de futuro" de la comunidad autónoma, así como la "realidad incontestable" de que el Gobierno de Cantabria ya "venía trabajando" en la elaboración de proyectos de energías renovables.

ZONAS Y POTENCIA

El concurso de parques eólicos, que está convocado desde el pasado 8 de junio, divide Cantabria en siete zonas, en cada una de las cuales podrán instalarse cuatro o cinco parques, lo que en total supondrá la ubicación de unos 500 molinos de viento.

Sota insistió en que la superficie total apta para ubicar esta instalaciones sólo supone un 2 por ciento del territorio de Cantabria, determinada en base a los estudios previos de la UC y excluyendo las zonas POL y los espacios protegidos. Industria rechaza que supongan un excesivo impacto visual, y apela a la "responsabilidad" ciudadana sobre el consumo de energía y la necesidad de fuentes de abastecimiento.

Se prevé generar una potencia de unos 1.500 megavatios en un proyecto que implica una inversión directa de 2.000 millones de euros.

Esta potencia de megavatios surge de la suma de los parques que contaban ya con la autorización pero que resultaron afectados por la moratoria de hace dos legislaturas, los 800 megavatios con los que no se contará tras el rechazo a la central de ciclo combinado de Sniace, más lo establecido en el propio plan.

Con esta energía, calculada con todos los molinos funcionando a la vez, Cantabria sería autosuficiente, según indicaron desde Industria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies