El Jemad reclama una ley de financiación "consensuada" en Defensa y un "escenario económico estable"

          Jemad
EUROPA PRESS
Publicado 09/07/2018 14:06:09CET

Señala la situación de "desventaja" por invertir sólo el 0,93% del PIB y pide "aspirar" a que España sea la cuarta fuerza de Europa en Defensa

SANTANDER, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), el general del Ejército Fernando Alejandre Martínez, ha reclamado una ley de financiación "consensuada" políticamente que "asegure un escenario económico estable que permita planificación de forma óptima" de cara al futuro debido, entre otros motivos, a los aumentos de los costes en armamento militar porque con los sistemas militares "estamos obligados a exigir" mejoras tecnológicas y "siempre mayores prestaciones", o en la formación de los profesionales en ámbitos como el ciberespacio.

Así, ha incidido en que se necesita "estabilidad presupuestaria" en Defensa y gasto militar porque España está en una situación de "clara desventaja" con respecto a otros países, con una inversión de aproximadamente un 0,93 por ciento sobre el Producto Interior Bruto (PIB), y ve "necesario" invertir en Defensa. En este punto, ha comentado que con "x miles de millones" cada año se da por "satisfecho".

"A lo mejor cientos también valen", ha apostillado durante su intervención en la inauguración en Santander del encuentro 'Las Fuerzas Armadas en el mundo actual' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en la que ha advertido que de no haber una ley como la que ha pedido "tenemos que seguir buscando soluciones imaginativas".

Tal y como ha advertido, la capacidad de eficiencia de las Fuerzas Armadas españolas tiene "un límite" que está "cada día más cerca de nosotros", al tiempo que se ha referido a la modernización del sistema armamentístico español y a la necesidad de contar con un personal especializado "mucho más preparado", al que hay que "motivar" para "mantener vivos los valores y el espíritu" militar que les llevó a las Fuerzas Armadas. "Eso cuesta dinero", ha rematado.

Además, ha lamentado que nuestro país "está lejos" de la cifra del 2 por ciento de gasto militar que se acordó en Cardiff en 2014, cuando se decidió que la inversión en Defensa debía "ir tendiendo" al 2 por ciento, "no se dice que se alcance", de cara al año 2024. De esta forma, ha mostrado su "preocupación" por que España no siga creciendo en seguridad la parte que "le corresponde como nación avanzada".

Asimismo, ha recordado que España es socia de la OTAN y de la UE, con los que afronta "juntos" las "amenazas que compartimos" porque "aisladamente" sería "muy difícil" de hacer, y pertenecer a estas alianzas hace que España deba "pagar" una cuota para seguir perteneciendo. Igualmente, ha reivindicado que con la salida del Reino Unido de la UE España "debe aspirar" a ser la cuarta potencia de la UE "por PIB, por población, por historia, por tradición".

"Tenemos que ser los cuartos como mucho", ha reivindicado, solo por detrás de Francia, Alemania e Italia, por lo que cree que "no podemos" bajar el listón y eso, ha rematado, "requiere inversión". Además, no cree que haya una Europa de dos velocidades en materia de Defensa, "pero desde luego hay quien se toma más en serio unas cosas que otras".

En este sentido, opina que "quizás" España va "más despacio" en materia económica y financiera en cuanto a inversión o "cash", pero ha defendido que en otras "vamos mejor", como en la construcción de capacidades en países donde participa en misiones --ha mencionado los 300 soldados que están en Mali, más los que están desplegados en Somalia y República Centroafricana, por ejemplo--, en la que España cubre la brecha económica "con esfuerzo".

El Jemad, además, ha comparado la inversión en modernización del armamento militar con los de los coches de Fórmula 1 y ha afirmado que "si algún día tenemos que combatir, sin previo aviso, tenemos que ganar la carrera". "Mientras tanto, hacemos todo lo que esté en nuestra mano para optimizar la eficiencia del mantenimiento y para que el coche esté igualmente listo para correr en Fórmula 3.000 que en Fórmula 1", ha dicho.

ES "TEMERARIO" DEBATIR ENTRE GASTO SOCIAL O MILITAR

También ha concretado que en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2018 que se aprobaron la semana pasada la parte prevista para la obtención de nuevos equipos "es tan solo lo que invertiría uno de los Ministerios en hacer unos pocos kilómetros de carretera o de autovía", en referencia, sin nombrarlo, al Ministerio de Fomento.

A este respecto, ha dicho ser "consciente" de los asuntos que "preocupan a la sociedad española", como las pensiones, y que "comparte el deseo de tener una calidad y una educación eficientes, y aspiro a disfrutar de unas prestaciones sociales adecuadas".

"Eso sí, como militar me preocupa que cada vez que haya una demanda social, de alguna u otra forma se reclame que se repare a costa del presupuesto de Defensa. Me parece temerario mantener el debate de si hay que invertir en gasto social o en gasto militar", ha manifestado, al tiempo que ha puntualizado que la seguridad nacional es "responsabilidad" de la sociedad y "todos deben aportar su granito de arena", aunque ha recalado que es "evidente" que las Fuerzas Armadas, junto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, son "la piedra angular".

"HAY QUE INVERTIR EN MANTEQUILLA Y TAMBIÉN EN CAÑONES"

En su opinión, este es un debate "demagógico y populista" porque "los dos tipos de inversiones corresponden a necesidades básicas, ninguna debe ser a costa de la otra". "Hay que invertir en mantequilla, pero también en cañones porque sin ellos no hay bienestar, sin ellos no hay seguridad, sin ellos no hay paz", ha argumentado.

De esta forma, ha incidido en que "en ningún país de nuestro entorno geopolítico la inversión en Defensa se plantea en detrimento de otras partidas presupuestarias". "Se hace siempre con la absoluta convicción de que es una inversión a futuro", ha remachado.

En su conferencia en el encuentro, el Jemad también ha reivindicado que "todos queremos un mundo y un país mejor", que sea "seguro" y esté "en paz", aunque haya gente a la que le "cueste creer" que los militares y las Fuerzas Armadas "puedan contribuir a hacer un mundo y un país mejor, seguros y en paz".

Finalmente ha defendido el trabajo de las Fuerzas Armadas para "darnos a todos la seguridad necesaria" para "disfrutar" de una sociedad de bienestar porque son "la última línea defensiva" para defender el progreso y el bienestar, así como para mantener la integridad territorial y el ordenamiento constitucional "si todo lo demás ha fracasado".

Contador