La jornada parcial aumenta entre las mujeres ocho veces más que en los hombres con la crisis

Trabajadoras De Conservas
EUROPA PRESS
Actualizado 03/03/2012 12:56:02 CET

El mayor peso de los servicios en el empleo incrementa la precariedad del masculino y acentúa la del femenino

SANTANDER, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

El empleo a jornada parcial se incrementó en las mujeres un 11,7% en Cantabria entre los años 2008 y 2011 en coincidencia con la actual crisis económica, ocho veces más que el de los varones, un 2,15%, lo que multiplica por seis la desigualdad que ya existía entre ambos sexos en este concepto, según un informe elaborado por UGT con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el próximo 8 de marzo.

El sindicato aclara que, según la EPA (Encuesta de Población Activa), más del 85% del empleo a jornada parcial registrado el año pasado en Cantabria corresponde a 22.364 mujeres, un 91% de ellas del sector servicios (20.400), mientras que sólo 2.801 varones están en la misma situación y, por el contrario, acaparan casi el 60% de todas las jornadas a tiempo completo.

Según el informe, desde el inicio de la crisis económica en el año 2008, el número de personas con un empleo a jornada parcial se incrementó más de un 10% en ambos sexos, con 2.433 ocupados más, aunque casi un 97% de este aumento es exclusivo de las mujeres (+2.353 mujeres a jornada parcial).

El sindicato matiza que ésta no es la única desigualdad laboral por sexos que se ha agravado con la actual crisis económica, pese a que la masiva destrucción de empleo masculino en los tres últimos años, con 17.223 varones ocupados menos, cuatro veces más que el descenso en las mujeres (-4.548), ha reducido aunque sólo ligeramente alguno de ellos, como la brecha salarial, en la que el sueldo femenino ha pasado de un 77% a casi un 80% del percibido por el hombre.

De hecho, al término del año pasado, Cantabria registró por primera vez una mayor tasa de paro masculina que femenina (16,15 y 15,67% respectivamente); pero en los varones, la tasa de actividad (porcentaje de ocupados sobre todos los activos) y la de empleo (ocupados sobre el total de la población), siguen superando en más de 10 puntos a las de las mujeres.

MÁS PRECARIEDAD Y EN LOS SERVICIOS

El informe, elaborado con estadísticas, entre otras fuentes, del INE (Instituto Nacional de Estadística), el Servicio Público de Empleo Estatal, el ICANE (Instituto Cántabro de Estadística) o la Seguridad Social, subraya que la crisis ha propiciado una mayor incorporación de los varones al sector servicios pero en mejores condiciones laborales que las mujeres, tras la profunda caída del empleo masculino en la industria (-9.650 ocupados) y en la construcción (-8.945).

No en vano, los servicios, el sector económico de mayor precariedad laboral donde se concentra el 87,5% de todo el empleo femenino de la región (92.872 de 106.117 ocupadas), es el único donde repunta ligeramente la ocupación laboral masculina en Cantabria desde el año 2008, lo que "simplemente ha hecho más precario el empleo masculino y aún más de lo que era el femenino, siempre en un contexto general muy negativo con máximos históricos de desempleo y de precariedad laboral", puntualiza Asunción Villalba, secretaria Para la Igualdad y Protección Social de UGT en Cantabria.

El desequilibrio mencionado entre la jornada parcial y la jornada completa es fiel reflejo de esta precariedad desigual por sexos en los servicios, ya que el incremento de 2.870 empleos masculinos desde el año 2008 en este sector corresponde exclusivamente a 3.090 más a jornada completa y a una reducción de 220 a jornada parcial; mientras que en las mujeres ocurre todo lo contrario, repuntan más de un 9% las jornadas parciales (+1.815 ocupadas) y disminuyen bruscamente las jornadas completas (-6.901).

"Es más, por primera vez hay en Cantabria más varones que mujeres a jornada completa (73.472 por 72.472) en un sector como el de los servicios con un claro predominio de mano de obra femenina", puntualiza Villalba.

MÁS CONTRATOS FEMENINOS PERO MENOS CONTRATADAS

El informe de UGT recalca que los empleos femeninos no son sólo de menor duración en jornada, también en la propia duración de los contratos de trabajo que suscriben, "donde la desigualdad por sexos es aún mayor con la crisis económica", argumenta la responsable regional Para la Igualdad de UGT, que recuerda que desde el año 2009 "hay más contratos femeninos pero menos mujeres contratadas que varones".

Desde el año 2008, Cantabria registra una media de 9.988 contratos de trabajo femeninos más que masculinos pero 2.158 mujeres contratadas menos que varones (36.462 por 40.259), lo que confirma la notable diferencia existente en la duración y en la rotación contractual (número de contratos por persona) entre ambos sexos.

En gran medida esta desigualdad responde al sector servicios, donde el año pasado se concentró el 84% de toda la contratación y el 93,5% de toda la temporal, que "siempre reserva a las mujeres ocupaciones donde la rotación de los contratos es muy alta; como en la limpieza (14% de toda la contratación femenina en 2011), la hostelería (similar porcentaje con 11.735 contratos de camareras), vendedoras (más de un 9%) o la enfermería (5,4% de todos los contratos femeninos con una rotación de 4 por persona)", subraya la responsable regional de Igualdad de UGT.

Según el Servicio Público de Empleo Estatal, en Cantabria hay una media anual de 900 personas que llegan a firmar más de 15 contratos de trabajo en un año y más de 600 son mujeres.

En el año 2011, más de un 25% de los contratos temporales firmados por mujeres en Cantabria tenían una duración de menos de 5 días (19.699), un 8% más que los de los varones con la misma vigencia (11.561); desigualdad que asciende a más de un 11% en los relativos a una duración de menos de un mes: 35.433 femeninos, el 46,19% del total en las mujeres; por 23.295 masculinos, el 35,9% del balance total de los varones.

Estas diferencias entre sexos se incrementan hasta los contratos de trabajo con una duración máxima de 5 meses (un 64,09% de los contratos temporales de las mujeres y un 53,5% de los masculinos); pero a partir de los de más duración y los de tiempo indeterminado existe un claro predominio de los firmados por varones (30.130 por 27.547 de las mujeres, pese a que hubo 11.874 contratos temporales de mujeres más que de hombres el año pasado).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies