El juez decreta el ingreso en prisión del acusado de matar a su expareja en Santander

Actualizado 24/05/2013 17:53:23 CET

SANTANDER, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El juez ha decretado el ingreso en prisión del acusado de matar anoche a su expareja sentimental en Santander, a la que supuestamente estranguló cuando fue a entregarle al hijo de ambos.

Así consta en un auto dictado por el Juzgado de Violencia sobra la Mujer número 1, que acuerda prisión provisional, comunicada y sin fianza para el hombre, A.A.P., de 37 años y nacionalidad peruana, al igual que la víctima, que tenía 30 años.

El magistrado Javier Amores Osuna ha decretado como medida cautelar el ingreso en prisión del hombre detenido a petición de la Fiscalía, al entender que existen indicios de que haya cometido un delito de homicidio o asesinato de su exmujer.

Y es que, según el Ministerio Público, las manifestaciones del acusado de "no recordar parte de lo ocurrido" quedan "desvirtuadas" por el contenido del atestado y las actuaciones policiales.

Además, el fiscal pide que se tenga en cuenta la gravedad del hecho, que tuvo lugar en el domicilio de la víctima y en presencia del hijo de ambos, de cuatro años, así como la alarma social que este tipo de hechos genera.

Por su parte, la defensa del acusado considera que no existe riesgo de fuga puesto que el hombre tiene "una vida estable en España", así como a su familia, su hijo y un trabajo fijo desde hace más de diez años.

Asimismo, señala que no hay riesgo de obstrucción a la justicia, pues el propio acusado llamó a al Policía y esperó en su domicilio a los agentes para entregarse, por lo que solicita su puesta en libertad. Pero estos hechos no constituyen "garantía suficiente" para evitar que el acusado pueda evadirse de la justicia, según el juez.

En el auto, el magistrado recuerda que la medida cautelar de prisión provisional decretada es la de garantizar el proceso judicial y evitar el riesgo de fuga del imputado o impedir la ocultación de futuras pruebas. De igual modo, añade, se trata de impedir que se reitere el delito y "aliviar el desasosiego" que generan estas conductas delictivas.

"SE LE HABÍA IDO LA MANO Y SU MUJER NO SE MOVÍA"

Según las primeras diligencias, el hombre se habría personado en el domicilio de su exmujer en la calle Enrique Gran de Santander sobre las 20 horas para entregarle el hijo de ambos, comenzando una discusión.

Según ha reconocido el propio imputado, y tras ser supuestamente agredido por la mujer, éste respondió a la agresión, en un "ataque de ira" y sin recordar exactamente lo sucedido porque "estaba bloqueado".

Con posterioridad, llamó a un policía local al que conocía por frecuentar el restaurante en el que trabaja y le dijo que "se le había ido la mano y que su mujer no se movía".

Por todo lo anterior, el juez considera que hay indicios suficientes para imputar al detenido la comisión de un delito de homicidio o asesinato, delitos que "en el mejor de los casos" superan los diez años de cárcel, y acuerda el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies